Actualizado 08/07/2015 20:54 CET

¿Qué ha acordado hasta ahora el Gobierno con las FARC y qué queda?

Reunión de negociadores de paz Colombia en La Habana
Foto: COLPRENSA

   BOGOTÁ, 8 Jul. (Colprensa/Notimérica) -

   El proceso de paz en Colombia atraviesa un momento difícil ya que el país afronta una escalada de violencia desde la suspensión del cese de fuego por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el pasado mes de mayo.

   Desde entonces, la violencia ha aumentado significativamente, y el propio jefe del Gobierno para las negociaciones con las FARC, Humberto de la Calle, ha advertido que el diálogo está "en su peor momento"; mientras que el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC) y los propios garantes del proceso de paz, Cuba y Nortuega, han urgido a desescalar el conflicto.

   Tras estas declaraciones, las FARC han anunciado este miércoles que volverán a decretar un cese al fuego unilateral que comenzará el próximo 20 de julio y que durará un mes, aunque el presidente Juan Manuel Santos se ha comprometido a acelerar los diálogos para lograr una tregua definitiva.

   Repasamos lo que hasta el momento se ha acordado en La Habana y lo que todavía está por negociar, siempre teniendo en cuenta que en las negociaciones rige el principio de que 'nada está acordado hasta que todo esté acordado'.

LO QUE ESTÁ ACORDADO

   Mientras las tensiones aumentan la desconfianza de los colombianos en el proceso de paz, en La Habana el Gobierno y las FARC continúan trabajando en el punto de víctimas, cercano a completar un año en discusión.

   Si bien las comisiones han discutido varios asuntos claves en ese punto, no fue hasta el pasado 4 de junio cuando se dio un avance concreto, que fue pactar la creación de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que entrará a operar una vez se firme el Acuerdo Final.

   Esto mostró que pese al bombardeo del Ejército a un campamento de las FARC, en el que fueron abatidos 26 guerrilleros en el Cauca, la mesa seguirá produciendo avances.

   Este avance se suma a los acuerdos preliminares en materia de narcotráfico y drogas ilícitas, reforma agraria y participación política; a los que se suman dos pactos de inmediata ejecución referentes al desminado humanitario y el reclutamiento de menores.

   Si bien no hay pacto para retirar a los niños de las filas, el 12 de febrero la guerrilla anunció el compromiso de frenar el reclutamiento de menores de 17 años de edad.

   Por ahora, en medio del conflicto, se implementa bajo la coordinación de Ayuda Popular Noruega un plan piloto de desminado humanitario, en el que guerrilleros y uniformados limpian las minas inicialmente zonas acordadas en Antioquia y Meta, acuerdo al que llegó conjuntamente la Mesa el 7 de marzo.

NARCOTRÁFICO Y CULTIVOS ILÍCITOS

   En mayo del año pasado las partes aclararon cuáles serían los compromisos puntuales de la insurgencia, el Gobierno y la propia comunidad para combatir el estigma del narcotráfico.

   El desminado, la entrega de rutas, la nueva política anti-restitución y las estrategias para bajar el consumo de drogas, son algunos de los puntos del que en su momento fue el tercer gran acuerdo entre Gobierno y FARC.

   En el convenio se estipula que se dará vía libre al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, para eliminar de manera definitiva y sostenible los cultivos de droga y la ilegalidad asociada a estos en todo el país.

   Además, se creará una Policía criminal que concentre sus capacidades en la investigación, procesamiento y sanción de los delitos asociados a cualquier organización criminal relacionada con el narcotráfico, en especial aquellas que constituyen una amenaza para la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

POLÍTICA DE TIERRAS Y DESARROLLO AGRARIO

   Después de anunciar la primera tregua unilateral, el pasado 26 de mayo de 2013, se logró el primer acuerdo del primer punto de la agenda de negociación, sobre la política de tierras y desarrollo agrario.

   En un hecho histórico para el país, el primer tema en discusión en Cuba tuvo como aspectos fundamentales el acceso y uso de la tierra, la formalización de la propiedad, establecer una frontera agrícola y promover la protección de zonas de reserva, así como generar programas de desarrollo con enfoque territorial y mejorar la infraestructura y adecuación de tierras.

   De igual forma se propuso potenciar el desarrollo social basado en la salud, educación, vivienda y la erradicación de la pobreza y brindar estímulos a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa mediante la asistencia técnica, subsidios, créditos, generación de ingresos, mercadeo y formalización laboral.

PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS FARC

   Tras 16 rondas de discusiones, las delegaciones concretaron un segundo acuerdo, en el controvertido tema de la participación política del grupo guerrillero, aspecto que provocó la polarización del país ante la posibilidad de que exguerrilleros pudiesen llegar a ocupar cargos de elección popular.

   El 6 de noviembre de 2013 se presentó a la opinión pública el documento donde quedaron firmados los derechos para el ejercicio de la oposición política en general y las garantías de protección a los ex guerrilleros que se vinculen a la democracia.

   Aunque ya se firmó un acuerdo parcial, la posibilidad de que los guerrilleros acusados por crímenes de lesa humanidad participen en política es un tema caliente que volverá a retomarse cuando en La Habana se discuta el punto de justicia transicional.

LO QUE FALTA

   Si bien la Comisión de la Verdad promete ser un alivio para quienes han sufrido el conflicto, ésta no materializa la firma de un cuarto acuerdo parcial que especifique cómo será la reparación y tratamiento integral a las víctimas.

   Por tanto, se espera que en los próximos ciclos se profundice, de la mano de la canciller, María Ángela Holguín, en el acuerdo relacionado a las víctimas, pero particularmente en la justicia transicional y la terminación del conflicto.

   Para esto, dos mesas técnicas --una con enfoque de género y otra con presencia de militares activos y jefes de la guerrilla--, analizarán cuál será la mejor manera de buscar ese "máximo de justicia que permita la paz", de cara al fin del conflicto.

   Por ahora, la petición del presidente, de los negociadores, de las víctimas, de muchos sectores sociales y de la comunidad internacional es la misma: acelerar los diálogos de paz, especialmente tras la escalada de violencia que se vive en el país.