Publicado 01/10/2020 10:51CET

La actividad fabril de la zona euro gana ímpetu impulsada por Alemania y con España a la cola, según PMI

UE.- La actividad fabril de la zona euro gana ímpetu impulsada por Alemania y co
UE.- La actividad fabril de la zona euro gana ímpetu impulsada por Alemania y co - BMW - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La actividad del sector manufacturero de la eurozona ha acelerado su ritmo de expansión en septiembre, según refleja el índice de gerentes de compras (PMI),que ha subido a 53,7 puntos desde los 51,7 del mes anterior, situándose en máximos desde 2018 gracias principalmente al impulso de Alemania, mientras que el crecimiento en España fue el más débil entre las grandes economías del euro.

En el caso de la 'locomotora europea', la actividad fabril aceleró en septiembre su expansión hasta los 56,4 puntos, la mejor lectura del PMI manufacturero en los últimos 26 meses, mientras que en el caso de Italia el dato subió a 53,2 puntos, su mejor resultado en 27 meses. De su lado, el PMI manufacturero de Francia alcanzó en septiembre los 51,2 puntos y en España los 50,8, en ambos casos su mejor lectura de los dos últimos meses.

En el conjunto de la zona euro, en el mes de septiembre los incrementos de los nuevos pedidos ejercieron cierta presión en las empresas, como lo demuestra el sólido aumento de los pedidos pendientes de realización, que se incrementaron al mayor ritmo en dos años y medio, aunque este crecimiento no pudo evitar que se registraran más pérdidas de empleo, ya que los fabricantes optaron por aumentar la productividad y controlar los costes dadas las inciertas perspectivas a corto plazo.

No obstante, la caída del nivel de empleo en las fábricas europeas fue la más débil desde febrero pasado y notablemente más lenta que en los últimos meses.

"La recuperación manufacturera de la zona euro ganó más impulso en septiembre, cerrando el trimestre de mayor aumento de la producción desde los primeros meses de 2018", declaró Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, quien destacó que el optimismo volvió a los niveles máximos observados antes de la escalada de la guerra comercial a principios de 2018.

"No obstante, la recuperación habría sido mucho más modesta sin Alemania, que representa alrededor de la mitad de la expansión en general de la región en septiembre. El resultado de Alemania contrastó notablemente con el modesto crecimiento de la producción en España, la desaceleración en Italia y Austria, además del retorno a la contracción particularmente preocupante en Irlanda", apuntó Williamson, advirtiendo de que, sin Alemania, el crecimiento de la producción se habría debilitado hasta su nivel más bajo desde junio de 2019.

Contador