Publicado 01/12/2020 10:40CET

La actividad manufacturera de la eurozona resiste a la segunda ola de Covid-19, según PMI

Fábrica de vehículos de Audi.
Fábrica de vehículos de Audi. - AUDI

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La actividad del sector manufacturero de la zona euro ralentizó su ritmo de expansión en noviembre, tras el máximo de 32 meses registrado en octubre, aunque mantuvo un sólido crecimiento en el penúltimo mes de 2020, según refleja el índice PMI, que bajó a 53,8 puntos desde los 54,8 del mes anterior, lo que sugiere que la desaceleración de la eurozona en el último trimestre del año no será tan severa como en la primera ola de la pandemia.

"La producción manufacturera de la zona euro siguió creciendo a un ritmo decente en noviembre", apunta Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit. "La encuesta se suma a la evidencia de que la región evitará en el último trimestre del año una escala de desaceleración similar a la registrada en el segundo trimestre", añadió.

La lectura de noviembre del PMI manufacturero volvió a mostrar una notable divergencia en los resultados por grupos de mercado, puesto que los sectores de bienes de capital y de bienes intermedios continuaron expandiéndose, mientras que los productores de bienes de consumo registraron, por el contrario, un modesto deterioro de las condiciones operativas por primera vez en seis meses.

En cuanto a los países, con excepción de los Países Bajos e Irlanda, el resto de los miembros de la eurozona estudiados registraron un debilitamiento en sus respectivos índices PMI en noviembre. Alemania (57,8 puntos) siguió siendo el país con mejor resultado, seguido de los Países Bajos (54,4) e Irlanda (52,2) por delante de Italia (51,5).

De su lado, España (49,8), Francia (49,6) y Grecia (42,3) registraron una contracción de la actividad manufacturera en noviembre.

Alemania fue una vez más el motor principal de la expansión de las manufacturas en la región, puesto que si se excluye al país germano de la encuesta, el crecimiento de la producción habría rozado el estancamiento en el resto de la zona euro.

De hecho, la brecha resultante entre Alemania y el resto de la región en términos de crecimiento de la producción es la más amplia registrada desde que comenzaron los registros.