Publicado 27/10/2021 03:01CET

Un acusado por el asesinato del expresidente burkinés Sankara reconoce los hechos pero defiende que solo cumplía órdenes

   MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Yamba Elise Ilboudo, un exsoldado de Burkina Faso, acusado de estar involucrado en el asesinato del que fuera presidente del país Thomas Sankara, ha reconocido haber tomado parte de la operación aunque ha defendido que el, como militar, cumplía las órdenes de su jefe más directo, Hyacinthe Kafando.

   "Reconozco los hechos (...) Un soldado tiene un líder. Cumple las órdenes de su superior. Recibí la orden de mi líder, Hyacinthe Kafando el 15 de octubre (de 1987", ha señalado el acusado durante el juicio en la capital, Uagadugú, según recoge el portal de noticias 'Burkina24'.

   Junto a Ilboudo hay otras 13 personas acusadas de participar en el asesinato de Sankara y doce oficiales más, incluido el expresidente Blaise Compaoré, quien incluso es considerado como uno de los cerebros de la operación y que sucedió en el poder hasta el año 2014.

   Así, Ilboudo ha defendido que fue Kafando quien le ordenó conducir un vehículo desde el domicilio de Compaoré hasta el lugar donde se reunía Sankara con sus oficiales. Sin embargo ha añadido que desconocía la naturaleza de las operaciones que se estaban llevando a cabo.

   Kafando, quien entonces era el jefe del dispositivo de seguridad de Compaoré, también está acusado, aunque, al igual que el expresidente, no ha acudido a la cita.

   Este lunes se ha reanudado el juicio por el asesinato del líder burkinés, el cual estaba previsto que se realizase a principios de octubre pero, en su primera vista, fue suspendido y pospuesto en base a la solicitud de los abogados defensores para disponer de más tiempo para preparar sus alegatos.

   En aquella cita Campaoré y Kafando tampoco se personaron, algo que lamentaron desde la parte de Sankara pues estaban convencidos de que el juicio sería "justo" y respetaría "los derechos de todas las partes (...) incluidos los de Blaise Campaoré".

ASESINATO DE SANKARA

   Sankara fue asesinado junto a doce oficiales tras ser capturado después del golpe de Estado y su cadáver fue desmembrado y enterrado en una tumba anónima. Fue sucedido por Compaoré, quien permaneció en el poder hasta octubre de 2014, cuando huyó del país en medio de multitudinarias protestas contra su intención de modificar la Constitución para presentarse a la reelección.

   Compaoré, exiliado desde entonces en Costa de Marfil, ya había declarado su intención de no acudir al juicio mientras su defensa argumenta que tiene "inmunidad" frente al proceso. Las autoridades burkinesas le acusan concretamente de atentado contra la seguridad del Estado, complicidad en un asesinato y ocultación de cadáveres.

   También será de interés la reacción al proceso de Francia, antigua potencia colonial, que solo prometió desclasificar sus documentos relativos al asesinato de Sankara en 2017, por orden del presidente Emmanuel Macron.

   Aunque Francia ha negado toda participación en el golpe, muchos burkineses creen todavía que el Gobierno francés, como mínimo, salió enormemente beneficiado del asesinato del líder panafricano, uno de los episodios más sangrientos de la historia del país.