Acusan a un exsubdirector del DAS del asesinato de un periodista colombiano

Actualizado 14/02/2012 18:59:50 CET

BOGOTÁ, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Diego Fernando Murillo, alias 'Don Berna', un antiguo jefe paramilitar, ha acusado a José Miguel Narváez, un exsubdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) --central de Inteligencia colombiana-- de la muerte del periodista Jaime Garzón, ocurrida en agosto de 1999.

El conocido 'Don Berna', recluido actualmente en una prisión de Estados Unidos, ha asegurado que detrás de la muerte de Garzón también estarían vinculados miembros del Ejército colombiano, quienes habrían planificado el crimen tras una reunión que sostuvo Narváez con el entonces jefe paramilitar, Carlos Castaño Gil.

Narváez habría explicado a Castaño la importancia de acabar con la vida del reconocido periodista colombiano. En el encuentro, el funcionario del DAS entregó una carpeta con documentos que detallaban la logística para cometer el crimen contra Garzón, explicó 'Don Berna' en su declaración reseñada por los medios locales.

Para cometer este crimen contratados sicarios identificados con los alias 'el negro Elkin', 'Yilmar', 'Alex Sampedro' y 'Angela', miembros de la banda criminal La Terraza, que operaba en Medellín. Todos ellos se habrían trasladado a Bogotá por orden de Castaño para asesinar al periodista y fueron recibidos por miembros del Ejército.

Garzón fue un periodista, abogado y humorista que fue asesinado el 13 de agosto de 1999 en un barrio de Bogotá por presuntos paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Antes de morir se había convertido en activista en favor de la paz en esa nación sudamericana.

Narváez, detenido actualmente en una cárcel del departamento de Cundinamarca (centro), está siendo procesado por este homicidio y por el crimen contra el senador de la Unión Patriótica Manuel Cepeda Vargas, padre del congresista Iván Cepeda.

El exfuncionario es además acusado de haber sido el creador del grupo del DAS que se encargó de realizar miles de escuchas ilegales a opositores, periodistas, magistrados y personalidades de la política colombiana, acciones que fueron desveladas por un medio local en febrero de 2009 provocando el conocido 'escándalo de las chuzadas'.