Publicado 30/08/2021 12:19CET

Afganistán.- ACNUR alerta de que, terminadas las evacuaciones, "empieza una crisis aún mayor" en Afganistán

Manifestación en solidaridad con los refugiados afganos en Nueva York
Manifestación en solidaridad con los refugiados afganos en Nueva York - EDNA LESHOWITZ / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Con las evacuaciones internacionales a punto de terminar en Kabul, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, ha advertido de que "una crisis aún mayor está empezando", y ha recordado que los 39 millones de afganos que se quedarán "necesitan" a la comunidad internacional, bien sea dentro del país o fuera de las fronteras.

"Las escenas del aeropuerto de Kabul estos últimos días han desatado una ola de compasión en todo el mundo ante el miedo y la desesperación de miles de afganos". Sin embargo, "cuando esas imágenes hayan desaparecido de nuestras pantallas", Grandi teme por la situación de todos los que se han quedado atrás, por lo que ha reclamado medidas "contundentes y urgentes".

En este sentido, ha recordado en un comunicado que hay "una emergencia clara, con millones (de personas) con una grave necesidad de ayuda". La ONU estima que hay 3,5 millones de desplazados internos, de los cuales más de medio millón se han visto obligados a abandonar sus hogares este mismo año, ante un incremento de la violencia que terminaría desembocando en la toma talibán de Kabul.

"En mitad de una emergencia clara", la respuesta humanitaria sigue siendo insuficiente, en gran medida por la "desesperada" falta de fondos, en palabras de Grandi, que ha exhortado a un aumento "rápido" de la ayuda humanitaria para evitar una crisis que ACNUR también teme que sea de refugiados --sus previsiones hablan ya de hasta medio millón este mismo año--.

Grandi ve "inevitable" que haya personas que busquen seguridad fuera de Afganistán y, para ellos, ha pedido que se garantice la "protección internacional", es decir, que las fronteras sigan abiertas. ACNUR ya avisó unos pocos días después de la conquista talibán que Afganistán no puede considerarse un país seguro y, por tanto, no cabe devolución alguna.

Ahora, pide "un apoyo mayor" para países vecinos como Irán o Pakistán, que durante estos últimos años ya venían asumiendo el grueso de los refugiados afganos: 2,2 millones, casi el 90 por ciento del total registrados en todo el mundo. "Más países deben compartir esta responsabilidad humanitaria", ha enfatizado Grandi en su nota.

"Los refugiados también necesitarán soluciones más a largo plazo", ha añadido, en alusión al programas como el que permite la reubicación de afganos en terceros países. "Tienen una importancia clave, no solo para salvar visas sino también como demostración de buena voluntad y de apoyo a los países que han asumido la mayor parte de la responsabilidad", según Grandi.

Contador