Publicado 31/03/2021 12:03CET

Afganistán.- Afganistán denuncia un ataque por parte de los talibán contra una base con fuerzas extranjeras

Archivo - Militares afganos en una operación nocturna
Archivo - Militares afganos en una operación nocturna - MINISTERIO DE DEFENSA AFGANO - Archivo

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Afganistán han denunciado este miércoles un ataque con proyectiles ejecutado el martes por los talibán contra una base militar en la provincia de Jost (este) que acoge a tropas internacionales, lo que supondría una violación del acuerdo de paz firmado en febrero de 2020 entre el Gobierno de Estados Unidos y los insurgentes.

Los talibán han asegurado haber disparado varios proyectiles contra el antiguo aeropuerto de la capital provincial, Jost, y han agregado que el ataque se saldó con "enormes bajas y pérdidas financieras", si bien las fuerzas de seguridad han indicado que el ataque fue lanzado contra una base en la que hay fuerzas internacionales.

"Los talibán dispararon proyectiles de forma indiscriminada contra la base de las fuerzas de la coalición en Jost, en violación del Acuerdo de Doha", han recalcado las Fuerzas Provinciales de Jost (KPF), según ha informado la cadena de televisión afgana Ariana.

El acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibán contempla que los insurgentes deben poner fin a los ataques contra las tropas extranjeras presentes en el país, así como la retirada de las fuerzas estadounidenses de cara al 1 de mayo, algo que ha sido puesto en duda por Washington ante las violaciones del pacto por parte del grupo.

Por otra parte, al menos dos soldados, un miembro de los servicios de Inteligencia y un civil han muerto en dos ataques en las provincias de Kapisa y Sar-e-Pul, tal y como han confirmado las autoridades y fuentes de seguridad citadas por la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Afganistán ha experimentado un repunte de la violencia durante los últimos meses a pesar del acuerdo entre los talibán y Estados Unidos en febrero de 2020 y de las conversaciones de paz entre el grupo y el Gobierno afgano, cuyas delegaciones pactaron en diciembre la 'hoja de ruta' para el proceso.

La comunidad internacional ha intentado destrabar el proceso a través de una cumbre celebrada hace un par de semanas en la capital de Rusia, Moscú, que contó con la participación de delegaciones de ambas partes. Asimismo, está prevista otra reunión similar en abril en Turquía.

Por otra parte, el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, desveló el martes una nueva propuesta de paz del Gobierno para intentar desencallar las negociaciones. El plan es similar al planteado recientemente por Estados Unidos, si bien tiene algunas diferencias fundamentales sobre puntos rechazados de plano por Kabul.

PLAN DE PAZ DE TRES ETAPAS

El mandatario defendió durante una comparecencia ante la cumbre Corazón de Asia, celebrada en Tayikistán, que su plan contempla un total de tres etapas para lograr la paz y garantizar "un Afganistán soberano, democrático, unido neutral y conectado".

Así, argumentó que el acuerdo que sea alcanzado con los talibán deberá ser respaldado por una Loya Yirga --una asamblea de notables-- y añadió que la primera de las fases ha de ser la aplicación de un alto el fuego con verificación y supervisión internacional que garantice la neutralidad del país, en aparente referencia a la lucha contra Al Qaeda y Estado Islámico.

Ghani puntualizó además que la segunda fase del proceso incluiría la creación de un Gobierno de transición, algo que hasta ahora ha rechazado, si bien matizó que su mandato debería tener un marco temporal claro y estar ceñido a la Constitución actual, rechazada por los talibán.

El presidente, que no apuntó directamente a una inclusión de los insurgentes del grupo, hizo además hincapié que el mandato de este Gobierno debería concluir cuando se celebraran las siguientes elecciones, objetivo principal del Ejecutivo, al tiempo que desveló que entonces cedería el poder a su sucesor.

"Construir la paz es el proceso de formar un Gobierno de paz integrado por la actual cúpula electa --a raíz de los últimos comicios-- y otros afganos que no serán elegidos en las próximas elecciones, en el marco de la Constitución de Afganistán", sostuvo, antes de defender que la Carta Magna "tiene mecanismos para ser enmendada".

ELECCIONES "LO ANTES POSIBLE"

Asimismo, recalcó que apoya "firmemente" que "se celebren elecciones lo antes posible". "Pediría una supervisión internacional para garantizar que es un proceso libre, justo e inclusivo", manifestó, al tiempo que manifestó que la última fase, tras los comicios, sería la de mantener la paz.

"Este proceso incluye un trabajo a largo plazo de reconciliación nacional, reintegración de los combatientes y los refugiados que defina nuestro desarrollo de seguridad y las prioridades del Gobierno", puntualizó. "Es posible poner fin a la violencia que nos acosa a nosotros y a nuestras vidas desde hace 42 años", zanjó.

Estados Unidos había propuesto recientemente a las partes una conferencia de paz en Turquía destinada a crear un Gobierno de unidad con los talibán, así como el inicio de un periodo de tres meses de reducción de la violencia de cara a un alto el fuego, ante la falta de avances en las conversaciones entre el Ejecutivo y los talibán en la capital de Qatar, Doha.

Sin embargo, el vicepresidente primero de Afganistán, Amrulá Salé, respondió con dureza y manifestó que el Gobierno no cambiará su postura en las conversaciones de paz con los insurgentes, antes de apuntar que "se pueden discutir las elecciones y la fecha, pero no se permitirá que nadie arrebate a la gente el derecho a votar".

Contador