Publicado 16/12/2020 20:22CET

Afganistán.-Afganistán pide que las diferencias sobre el lugar de la reunión con los talibán no provoque un aplazamiento

El presidente del Alto Consejo de Afganistán para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá, en una conferencia en Davos
El presidente del Alto Consejo de Afganistán para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá, en una conferencia en Davos - Faruk Pinjo/World Economic Forum / DPA - Archivo

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha defendido este miércoles que las diferencias en torno al lugar en el que debe celebrarse la próxima ronda de conversaciones de paz entre el Gobierno y los talibán no supongan un obstáculo ni un aplazamiento para la misma, prevista para el 5 de enero.

"Naturalmente, sería una prioridad que estas conversaciones se celebraran dentro de Afganistán, ya que son conversaciones afganas, si bien este asunto está relacionado al acuerdo entre las dos partes. Hablaremos de ello, pero el lugar de las conversaciones no debe aplazar el inicio de las negociaciones", ha argüido.

Los talibán expresaron el martes su rechazo a la posibilidad de que la próxima ronda tenga lugar en el interior de Afganistán, tal y como ha propuesto el presidente, Ashraf Ghani, al tiempo que recalcaron que ambas delegaciones pactaron continuar los contactos en la capital de Qatar, Doha.

En este sentido, Abdulá ha manifestado que "un aplazamiento de un día en las conversaciones sólo aumentará las preocupaciones del pueblo afgano", según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Las palabras del ex primer ministro afgano han llegado en una jornada en la que una delegación de alto nivel de los insurgentes se ha reunido en Pakistán con el ministro de Exteriores de este país, Shah Mahmud Qureshi, para abordar la situación del proceso de paz.

Qureshi, que ha recibido a la delegación, liderada por el mulá Abdulghani Baradar, ha recalcado que las reuniones se retomarán el 5 de enero y ha hecho hincapié en que "una solución política negociada es el único camino hacia adelante para un Afganistán pacífico y estable".

"Una cosa que ha estado clara (en la reunión de este miércoles) es que los acontecimientos de los últimos 40 años han causado mucho daño a Afganistán, Pakistán y toda la región", ha dicho, en referencia a la invasión soviética de Afganistán en 1979.

"Esta es una oportunidad histórica para hacer frente a estos daños y no debe ser desperdiciada", ha resaltado Qureshi, quien ha defendido que una reducción de la violencia en el país "es una responsabilidad que no puede ponerse únicamente sobre los hombros de los talibán".

Así, ha señalado que "todas las partes deben jugar su papel" y ha pedido a la comunidad internacional que "siga jugando su papel en la reconstrucción y desarrollo económico (de Afganistán), lo que haría posible el regreso de los refugiados afganos", tal y como ha recogido la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores afgano ha indicado en un comunicado que tenía constancia de la visita de la delegación de los talibán a Islamabad y ha destacado que está relacionada con la reciente visita a Afganistán del primer ministro paquistaní, Imran Jan. "El Gobierno afgano aplaude estos esfuerzos", ha remachado.

Las delegaciones negociadoras decidieron el sábado aplazar al próximo 5 de enero las conversaciones preliminares de paz para consolidar los logros obtenidos hasta el momento, sobre todo la concreción de la agenda de los puntos a tratar, después de que las delegaciones de Kabul y los insurgentes alcanzaran un acuerdo sobre la 'hoja de ruta' del proceso.

A pesar del acuerdo de paz firmado con Estados Unidos en Doha el 29 de febrero y de las conversaciones con el Gobierno afgano, los talibán han mantenido su campaña de ataques contra las fuerzas gubernamentales y se han negado a aceptar un alto el fuego para facilitar el proceso de paz.