Publicado 07/08/2020 11:00:51 +02:00CET

Afganistán.- La asamblea de notables de Afganistán comienza a decidir si libera a 400 talibán con delito de sangre

Afganistán.- La asamblea de notables de Afganistán comienza a decidir si libera
Afganistán.- La asamblea de notables de Afganistán comienza a decidir si libera - -/PPI via ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

La asamblea de notables de Afganistán, la Loya Jirga, ha comenzado este viernes en Kabul sus conversaciones para decidir si liberan a los 400 presos talibán condenados por delito de sangre y terrorismo, el último grupo y, por la naturaleza de sus crímenes, el más difícil de gestionar dentro de la ola de excarcelaciones de insurgentes requerida para el inicio en firme de las conversaciones directas de paz entre los talibán y Kabul.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha decidido ampararse en la Carta Magna del país para dejar esta decisión excepcional en manos los aproximadamente 3.000 representantes de esta asamblea de notables y enmarcar así la posible liberación como una decisión tomada por los estamentos políticos locales -- los más cercanos a la violencia talibán --.

"Según la Constitución", ha declarado el presidente, "la liberación de estos 400 prisioneros no está dentro de la autoridad del presidente de Afganistán. Hemos atravesado grandes obstáculos para llegar a este punto, hemos llegado a un momento muy sensible y crítico. La celebración de esta Jirga demuestra mi compromiso", ha declarado Ghani durante la ceremonia inaugural, recogida por la cadena Tolo News.

Aunque Ghani ha presidido la inauguración de la Loya Jirga, su principal responsable será su antiguo rival y ahora jefe del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá. El encuentro se prolongará durante tres días y en él se discutirá el destino de talibán condenados por asesinato, tráfico de drogas u otros graves crímenes contra afganos o extranjeros, como el atentado contra la Embajada de Alemania en 2017.

UNA DECISIÓN "DIFÍCIL"

En un comunicado emitido a última hora de este jueves, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, reconoció que la liberación de este grupo puede ser una "decisión poco popular y difícil", pero imprescindible no obstante para alcanzar "el resultado que tanto tiempo llevan buscando los afganos y los amigos de Afganistán".

Poco después, el negociador principal de Estados Unidos en las conversaciones con los talibán que han llevado a este desenlace, Zalmay Khalilzad, expresó su deseo de que "un resultado positivo del encuentro culmine en una reducción de la violencia y el inicio de las conversaciones de paz interafganas".

Tal y como están las cosas, Kabul ha liberado ya a 4.600 de los 5.000 prisioneros pactados entre los talibán y Estados Unidos el pasado mes de febrero en Doha (Qatar), un acuerdo aceptado a regañadientes por Kabul, que a su vez pidió la liberación de un millar de sus fuerzas de seguridad capturadas por el movimiento insurgente.

Sin embargo, desde el acuerdo de febrero, el país se ha sumergido de nuevo en una espiral de violencia, con la reanudación de los ataques de los talibán contra las fuerzas de seguridad y civiles afganos, mientras los insurgentes acusan al Ejército de Afganistán de seguir atacando sus posiciones.