Publicado 02/07/2021 15:52CET

Afganistán.-El centro de Asia emerge como posible refugio temporal de los colaboradores afganos tras la retirada de EEUU

Archivo - 30 July 2019, Leipzig: Police officers accompany an Afghan at Leipzig-Halle Airport on a charter aircraft. 45 rejected asylum seekers were deported form Germany on a special flight to Kabul. Photo: Michael Kappeler/dpa
Archivo - 30 July 2019, Leipzig: Police officers accompany an Afghan at Leipzig-Halle Airport on a charter aircraft. 45 rejected asylum seekers were deported form Germany on a special flight to Kabul. Photo: Michael Kappeler/dpa - Michael Kappeler/dpa - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Casa Blanca ha pedido a los gobiernos de Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán que proporcionen refugio provisional a los cerca de 9.000 colaboradores afganos del Ejército norteamericano, como por ejemplo los traductores de las tropas, y que tendrán que abandonar el país una vez las fuerzas internacionales hayan completado su retirada al ser considerados objetivos prioritarios por los talibán.

Estos tres países se convertirían así en un punto de escala para los colaboradores y sus familias mientras el Gobierno norteamericano intenta acelerar la expedición de sus visados con la intención de que vivan en Estados Unidos en reconocimiento a su labor como traductores, conductores o personal administrativo durante los 20 años de conflicto en Afganistán, según han informado a Bloomberg tres fuentes próximas a las conversaciones.

Los afectados no han podido ocultar su sorpresa ante esta evolución de los acontecimientos. "Los solicitantes están sorprendidos por esta noticia y esperamos que nos muevan rápido porque la situación de seguridad está empeorando de verdad y esos tres países son mucho más seguros que Afganistán", ha explicado Amin Rahimi, el responsable de un proyecto en Afganistán con financiación norteamericana.

Los talibán han acelerado su ofensiva en las últimas semanas hasta el punto de que se han hecho con el control de la mitad de los distritos del país, en medio de las constantes preocupaciones de la comunidad internacional sobre la fiabilidad de las tropas afganas a la hora de preservar el control de Afganistán.

Por ahora, la opción que se contempla es la de que incorporar a colaboradores y familias en el llamado Programa Especial de Visados para Migrantes, que posibilitaría la concesión del estatus de refugiado a los participantes. Se contempla un total de 18.000 solicitudes, de las cuales la mitad ya están en marcha.

En este sentido, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha prometido a los afectados que cualquier operación de realojamiento se llevará a cabo desde el pleno respeto a las leyes norteamericanas "y en total coordinación con el Congreso de Estados Unidos".

Algunos responsables de la Administración estadounidense habían propuesto refugios alternativos como la isla de Guam, cuyas autoridades incluso se habían mostrado receptivas a la hora de acoger a los afganos, pero la opción fue descartada finalmente porque les resultaría imposible abandonar el lugar si su solicitud era descartada.

Así pues, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, mantuvo este jueves conversaciones con los ministros de Exteriores tayiko y uzbeco, Sirojidin Muhridin y Abdulaziz Kamilov, con vistas a discutir la participación de ambos países en el escenario postretirada. Blinken tiene previsto además ampliar el cupo máximo de visados especiales para que los afganos no tengan problemas en pedir cita para cubrir el nuevo tope previsto de 34.000 plazas.

Todo esto se da a conocer en un día en que las tropas de Estados Unidos han terminado su retirada de la base aérea de Bagram, la mayor en Afganistán, tras cerca de 20 años en las instalaciones, tal y como ha confirmado el Ministerio de Defensa del país centroasiático.

Fuentes del Ministerio han resaltado que el control de la base ha sido entregado durante la jornada a las autoridades afganas, según ha informado la cadena de televisión Tolo TV. Fuentes oficiales estadounidenses han confirmado a la agencia alemana DPA el fin del repliegue.

La base, situada unos 70 kilómetros al norte de la capital afgana, Kabul, ha sido el principal centro de operaciones de Estados Unidos en el país centroasiático. Estados Unidos tiene previsto concluir su retirada el 11 de septiembre, 20 años después de los ataques del 11-S, y dejar un pequeño contingente de auxilio al personal diplomático en el país, que podría rondar los 650 efectivos.

Contador