Publicado 23/11/2020 14:08CET

Afganistán.- El conflicto en Afganistán sigue cobrándose víctimas y provocando desplazados pese al diálogo de paz

Atentado en Kabul
Atentado en Kabul - STRINGER / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

ACNUR y el CICR insisten en la necesidad de seguir ayudando a la población afgana con motivo de la conferencia de donantes

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno afgano y los talibán están inmersos en un diálogo de paz que podría poner fin a décadas de conflicto en el país pero que a día de hoy sigue cobrándose de forma cotidiana nuevas víctimas y generando más desplazamientos, según alertan las organizaciones humanitarias con motivo de la conferencia de donantes para Afganistán.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), casi 300.000 afganos se han visto desplazados este año y necesitan ayuda humanitaria, al igual que los casi 3 millones más que ya había en el país y los 9 millones de afganos que han perdido sus medios de vida como consecuencia del impacto de la COVID-19.

El jefe de ACNUR, Filippo Grandi, ha defendido al término de una visita de cinco días al país la necesidad de que la comunidad internacional siga apoyando a Afganistán en este momento crucial. Asimismo, ha reclamado que se ponga fin a la tendencia al alza en la violencia, que mata, mutila, aterroriza y desplaza a los afganos.

Según Grandi, el futuro de millones de afganos depende tanto de un resultado exitoso de las conversaciones de paz en curso como del compromiso de la comunidad internacional con el desarrollo del país. Un fracaso en uno de estos ámbitos llevaría a Afganistán "atrás con desastrosas consecuencias, incluido más desplazamiento, posiblemente a gran escala", ha advertido en un comunicado.

"Ya hemos visto ocurrir esto varias veces en las últimas décadas. Este escenario desastroso requeriría la movilización de asistencia humanitaria sustancial bajo las circunstancias de seguridad y logísticas más desafiantes", ha subrayado el máximo responsable de ACNUR.

Por otra parte, ha recordado que después de más de 40 años, los refugiados afganos siguen representando una de las mayores situaciones de desplazamiento bajo mandato de ACNUR, por lo que ha pedido que no se olvide este asunto en el marco de las conversaciones de paz y que se siga apoyando a Pakistán e Irán, principales países de acogida. En total, hay unos 2,4 millones de refugiados afganos.

LA VIOLENCIA SIGUE MATANDO Y MUTILANDO

Por su parte, en otro comunicado, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, ha puesto el acento en que aunque actualmente se habla de paz, "la violencia sigue matando, mutilando y desplazando". "Hablamos de desarrollo, pero incluso los servicios más básicos son escasos. Hablamos del futuro y esperamos que la historia no se repita de nuevo", ha añadido, incidiendo en el impacto que el conflicto tiene en el sistema sanitario.

"Damos la bienvenida a las negociaciones de paz, ya que ofrecen una oportunidad para Afganistán y su pueblo de poner fin a décadas de conflicto", ha señalado Maurer, denunciando que sin embargo desde que comenzaron los contactos "las hostilidades se han intensificado, con un número creciente de heridos por armas ingresados en los hospitales".

Por ello, ha pedido a todas las partes enfrentadas que "garanticen que los civiles, los trabajadores sanitarios y las instalaciones de salud están protegidas frente a ataques conforme al Derecho Internacional Humanitario".

Además, ha reclamado que las conversaciones de paz "incluyan las preocupaciones humanitarias". "Animamos a las partes en el conflicto a que lleguen a acuerdos sobre cuestiones específicas que ayudarían a aliviar el sufrimiento de todos los afectados", ha sostenido Maurer.

Por último, ha instado a compromisos para apoyar la labor humanitaria. "Incluso si el acuerdo de paz se alcanzara mañana, no aliviará las profundas necesidades de la población", ha prevenido.

"Afganistán está en una encrucijada: garantizar la protección de la población afectada por el conflicto y abordar las arraigadas necesidades humanitarias es un precursor esencial a la paz, la prosperidad y la independencia", ha remachado el máximo responsable del CICR.