Publicado 05/06/2021 15:02CET

Afganistán.- El Ejército afgano mata por error a 13 paramilitares en un bombardeo en el norte del país

Fuerzas de seguridad de Afganistán en el escenario de un ataque que deja al menos cuatro muertos
Fuerzas de seguridad de Afganistán en el escenario de un ataque que deja al menos cuatro muertos - SAYED MOMINZADAH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

KABUL, 5 Jun. (DPA/EP) -

Al menos 13 efectivos de fuerzas paramilitares afines al Gobierno afgano han muerto por error en un bombardeo de las Fuerzas Aéreas del Ejército de Afganistán en la provincia de Badajsán, en el norte del país.

Entre los fallecidos se encuentra un alto responsable de estas fuerzas, identificado como el "comandante Ashur", según han confirmado el concejal Ahmad Yavid Muyadidi y el diputado Zabibulá Atiq. Varios paramilitares más han resultado heridos.

Los paramilitares regresaban a su base tras una operación contra los talibán cuando fueron "bombardeados erróneamente" al ser confundidos con insurgentes, según Atiq.

También se está investigando la muerte de varios civiles en otro bombardeo del Ejército, el pasado viernes, contra lo que parecía ser una unidad talibán en la provincia de Helmand, en el sur del país.

Según ha informado otro concejal, Ataulá Afghan, todos los fallecidos eran talibán desarmados que querían robar un puesto de control desocupado.

VIOLENCIA EN EL NORTE

Al menos 15 efectivos de seguridad han muerto en Afganistán por ataques talibán durante las últimas 24 horas en el norte del país, comenzando por siete militares afganos fallecidos en el asalto insurgente a un puesto de control en la provincia de Badghis ejecutado esta pasada noche, según han informado fuentes de seguridad a la cadena Tolo News.

Las mismas fuentes han informado de que los insurgentes también han recibido un número no especificado de bajas en los combates, que han terminado con la victoria de los talibán, ahora al frente del puesto de control.

El portavoz talibán Zabiulá Mujahid confirmó lo ocurrido en su Twitter y, por su parte, informó de 10 afganos muertos y ocho heridos.

Por otro lado, al menos ocho miembros de las fuerzas de seguridad, incluidos jefes de Policía de dos distritos de la provincia de Baghlan, han muerto en otro ataque efectuado en la localidad de Julga, también esta pasada noche y según fuentes de seguridad bajo condición de anonimato.

El ataque comenzó después de la medianoche y ha proseguido hasta este sábado por la mañana, según estas mismas fuentes.

Afganistán se ha visto sumido en un incremento de la violencia a pesar del inicio en septiembre del proceso de conversaciones de paz entre el Gobierno y los talibán en la capital de Qatar, Doha, y en medio del repliegue de las tropas internacionales del país.

En este contexto, los talibán han logrado avances territoriales durante los últimos meses, lo que ha provocado preocupación ante la posible falta de capacidad de las fuerzas de seguridad afganas para hacerles frente, lo que podrían usar en su favor en las negociaciones de paz.

UN NUEVO DISTRITO, EN MANOS DE LOS INSURGENTES

Además, y según fuentes oficiales a la agencia de noticias DPA, los talibán se han hecho con el control en las últimas horas de un nuevo distrito de la provincia oriental de Nangarhar.

Se trata de Doab, una zona de la provincia que ha estado 20 días bajo asedio de los talibán y que ahora está vacía de presencia de las fuerzas del Gobierno afgano, según el concejal Saidulá Nuristani.

El responsable de gobierno informó de que los talibán acabaron por desgastar al contingente de seguridad al cortar todos los accesos a comida y municiones, hasta el punto de que los notables tribales de la zona negociaron un acuerdo para sacar del lugar a las fuerzas del Gobierno, de acuerdo con el diputado Ismail Atikan.

El distrito conecta las provincias de Panjshir y Badajsán y la victoria coloca a los talibán en una posición aventajada para amenazar la vecina provinia de Laghman, en lo que se trata de su tercera conquista desde el jueves por la noche, después de otros dos distritos en las provincias meridionales de Zabul y Uruzgan.

Contador