Publicado 12/06/2020 16:46CET

Afganistán.- Más de 8 millones de niños afganos necesitarán ayuda para sobrevivir en 2020, según Save the Children

Afganistán.- Más de 8 millones de niños afganos necesitarán ayuda para sobrevivi
Afganistán.- Más de 8 millones de niños afganos necesitarán ayuda para sobrevivi - GETTY IMAGES / JOHN MOORE - Archivo

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Save the Children ha alertado este viernes de que más de ocho millones de niños necesitarán ayuda para lograr sobrevivir en Afganistán en 2020, tras una revisión al alza de la anterior estimación de necesidades humanitarias en el país centroasiático como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Anteriormente, la ONG alertó de que 5,26 millones de niños afganos necesitarían ayuda para lograr sobrevivir este año pero ahora ha revisado al alza la cifra para situarla en 8,1 millones de niños que necesitarán apoyo para poder mantenerse con vida, lo que equivale a cuatro de cada diez menores de edad.

La revisión al alza de la cifra deriva de las consecuencias de la pandemia de coronavirus, que ha provocado un caos en los servicios públicos afganos, en el acceso al sistema sanitario y en la economía, sectores todos ellos "fuertemente dependientes de la ayuda extranjera", lo que ha provocado que "el número de niños que necesitan ayuda para sobrevivir esté alcanzado su máximo".

En un comunicado, Save the Children ha recordado que durante años el Gobierno canadiense ha dado un "apoyo sustancial a Afganistán", "especialmente en el área de educación para niñas y en el refuerzo del sistema sanitario" pero ha advertido de que la pandemia ha supuesto un "riesgo importante" para el desarrollo de los avances logrados en países frágiles como Afganistán.

"Esto debe tenerse en cuenta en la respuesta internacional a la COVID-19 para garantizar que estos avances no se pierden", ha indicado, antes de señalar que la estimación de Naciones Unidas indica que hay catorce millones de personas en Afganistán, casi el 40 por ciento de la población, que necesitan ayuda para sobrevivir en 2020, frente a los 9.4 millones de personas que estaban en esa situación hace seis meses, lo que supone un aumento de casi el 50 por ciento desde diciembre.

"La COVID-19 está teniendo un impacto catastrófico para millones de familias vulnerables en Afganistán. Las estimaciones preliminares del Banco Mundial muestran que la pandemia y las medidas de contención están llevando a una masiva detención de las importaciones, incluidos artículos vitales para los hogares, lo que está derivando en una rápida inflación. El cierre de fronteras han implicado una reducción drástica de las exportaciones y una marcada caída de las remesas", ha explicado.

EL 93 POR CIENTO DE LOS HOGARES SOBREVIVEN CON DOS DÓLARES AL DÍA

Tras señalar que hay grandes grupos de población que dependen del trabajo informal y de empleos que son particularmente vulnerables ante el confinamiento y las medidas de distanciamiento social, la ONG ha recordado que el 93 por ciento de los hogares afganos sobreviven con menos de dos dólares al día, por lo que ha alertado de que "la amplia mayoría de las familias no tienen virtualmente capacidad para absorber el impacto económico del coronavirus y las pérdidas derivadas".

Todo ello, ha continuado, en un momento "en el que sigue subiendo el precio de alimentos básicos como la harina, el arroz, el aceite, las legumbres y el azúca, haciendo cada vez más difícil para las familias alimentarse".

"Los residentes de nuestra comunidad son muy pobres y no están felices con las restricciones durante estos días. No pueden encontrar comida adecuada para el resto de sus familiares y es muy difícil conseguir un salario cada día en nuestra comunidad y alrededores", ha relatado Abdul, un adolescente de catorce años que vive en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán.

El director de Save the Children en Afganistán, Milan Dinic, ha advertido de que los avances logrados en el país podría desaparecer como consecuencia del impacto económico de la pandemia. "A pesar de los numerosos desafíos de Afganistán, los años de ayuda internacional y de desarrollo están empezando a dar sus frutos, con cifras récord de niños en escuelas y progresos en temas como el trabajo infantil, la pobreza, el hambre y el matrimonio infantil. La pandemia de COVID-19 conlleva que estos avances tan difícilmente ganados podrían revertirse en cuestión de semanas si no hay un rápido aumento del apoyo humanitario", ha subrayado.

Dinic ha recordado las dificultades de acceso al sistema sanitario de "millones" de afganos y la situación en que se encuentran las instalaciones por la pandemia, por lo que ha dejado claro que es "vital" que los artículos comerciales y la ayuda humanitaria puedan volver a llegar a Afganistán "y que sean rápidamente enviados a donde más se necesitan".

"En este último plan de Afganistán la ONU está pidiendo al mundo más de 1.000 millones de dólares para ayudar a cubrir las necesidades básicas de los afganos. Es una petición grande durnate una crisis económica global pero estas crisis siempre afectan a los países más pobres de la manera más dura", ha resumido.

En su opinión, la comunidad internacional tiene la obligación de "reforzar la seguridad, la sanidad y el bienestar de millones de niños afganos que están en riesgo por unas circunstancias que están fuera de su control". "Ahora es el momento de mostrar solidaridad con un país destrozado por décadas de conflicto, vulnerable a los efectos del cambio climático y atrapado por una crisis sanitaria global", ha concluido.