Publicado 06/03/2021 23:43CET

Afganistán.- Al menos 25 talibán muertos en una ofensiva del Ejército afgano

Archivo - Militares del Ejército afgano desplegados en formación en un cuartel afgano
Archivo - Militares del Ejército afgano desplegados en formación en un cuartel afgano - MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN - Archivo

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Al menos 25 milicianos talibán han muerto y 36 más han resultado heridos en la provincia de Kandahar, en el sur del país, en una operación del Ejército afgano.

El Ministerio de Defensa afgano ha informado de que la ofensiva se ha centrado en los distritos de Arghandab y Panyuai de Kandahar y de que durante la misma se han localizado y desactivado trece bombas trampa colocadas por los insurgentes islamistas.

Este mismo domingo han muerto siete militares y otros cuatro han resultado heridos a causa de un ataque perpetrado por los talibán en la provincia afgana de Balj, en el norte del país. "Siete miembros del Ejército Nacional de Afganistán murieron y otros cuatro resultaron heridos en un ataque perpetrado la noche del viernes por los talibán en Chimtal, en la provincia de Balj", ha informado este sábado a la cadena afgana Tolo News el portavoz del Cuerpo 209 Shaheen del Ejército, Mohamad Hanif Rezai.

El portavoz ha agregado que otros cinco talibán fallecieron durante los enfrentamientos posteriores al ataque. Entre los fallecidos se encontraría el autoproclamado "gobernador" insurgente de la provincia, aunque está información no se ha podido verificar de manera independiente.

A pesar de las negociaciones entre el Gobierno afgano y los talibán, el país sigue siendo escenario, semana tras semana, de atentados y operaciones militares.

A finales del mes pasado, Naciones Unidas apuntaba a un aumento de las víctimas civiles en Afganistán desde el inicio de las conversaciones de paz, con un aumento del 45 por ciento en el último trimestre del año en comparación con este mismo periodo en 2019.

La cifra de víctimas civiles de 2020 es sin embargo más baja que la del año anterior, debido principalmente a un descenso de los muertos y heridos a raíz de la firma del acuerdo de paz entre Estados Unidos y los insurgentes en febrero de ese año.