Publicado 03/08/2020 07:45CET

Afganistán.- Los muertos por el ataque de Estado Islámico a una prisión de Afganistán se elevan a 13 y los heridos a 42

Afganistán.- Los muertos por el ataque de Estado Islámico a una prisión de Afgan
Afganistán.- Los muertos por el ataque de Estado Islámico a una prisión de Afgan - MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN - Archivo

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 13 personas han muerto y 42 han resultado heridas por un ataque con coche bomba seguido de una incursión armada perpetrada por milicianos de Estado Islámico este domingo contra una prisión en Jalalabad, la capital de la provincia afgana de Nangarhar, en el este de Afganistán.

El portavoz del Gobierno local, Ataulá Khogyani, ha confirmado a la cadena Tolo News que los 13 fallecidos son civiles y que los 42 heridos han sido trasladados al hospital de Nangarhar, pero que su condición es estable.

Además, según el portavoz, el asalto a la prisión aún continúa, por lo que ya lleva en curso 13 horas. Al menos tres atacantes han sido abatidos durante el asalto, pero el número total de los perpetradores aún se desconoce.

Un comando afgano ubicado en Jalalabad ha señalado que el número de atacantes puede ser "superior a 20". Por su parte, Khogyani ha asegurado que el resto de atacantes serán expulsados de la prisión "pronto".

Por otro lado, según fuentes de Tolo News, 700 presos que han escapado de la prisión durante el enfrentamiento ya han sido recapturados. En la prisión hay un total de 1.500 presos.

Primero, un terrorista suicida voló el vehículo que conducía a la puerta de la prisión antes de que un grupo de milicianos se abriera paso a tiros y ocupara un piso superior de la penitenciaría, según informó Khogyani.

Los talibán habían desmentido toda implicación en el ataque, según fuentes de Tolo, que recuerda que este domingo es el tercer día del alto entre los talibán y el Gobierno afgano con motivo de la festividad del Sacrificio.

Estado Islámico reivindicó el ataque como una respuesta a la muerte de Asadulá Orakzai, jefe de Inteligencia de la rama del grupo yihadista Estado Islámico en el país.

La Oficina Nacional de Seguridad (NDS) ha destacado a través de Twitter que Asadulá Orakzai, cuyo nombre real era Ziaurahmán, nacido en Pakistán, murió en una "operación dirigida" contra él y llevada a cabo por "unidades especiales" del organismo.