Publicado 12/12/2020 17:40CET

Afganistán.- La nueva ronda de conversaciones entre el Gobierno afgano y los talibán queda aplazada al 5 de enero

Miembros de las fuerzas de seguridad del Gobierno de Afganistán durante unas maniobras de la provincia de Kandahar, en el sur del país.
Miembros de las fuerzas de seguridad del Gobierno de Afganistán durante unas maniobras de la provincia de Kandahar, en el sur del país. - ARGHAND / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los equipos negociadores del Gobierno afgano y los talibán han decidido aplazar al próximo 5 de enero las conversaciones preliminares de paz para consolidar los logros obtenidos hasta el momento, sobre todo la concreción de la agenda de los puntos a tratar.

Tras su acuerdo, los equipos han mantenido tres reuniones sobre el formato de los encuentros, hasta que han decidido este aplazamiento. Los negociadores no han mencionado si el siguiente encuentro tendrá lugar en Doha (Qatar) como ha ocurrido hasta ahora, o se desarrollarán en otro lugar.

"Ambas partes de las negociaciones intra-afganas intercambiaron su lista preliminar sobre la agenda de las conversaciones. También mantuvieron discusiones preliminares sobre este tema. Con el fin de realizar más consultas, las dos partes acordaron tomar un descanso del 14 de diciembre al 5 de enero", ha explicado el portavoz talibán, Mohamad Naim, a la cadena Tolo News.

El negociador afgano, Nader Nadery ha confirmado que ambas partes intercambiaron sus listas preliminares y acordaron realizar más consultas.

Esto se produce horas después de que el asesor de seguridad nacional Hamdulá Mohib recomendara que las próximas rondas de las negociaciones de paz entre los equipos de la República Islámica de Afganistán y los talibán deberían llevarse a cabo en Afganistán. Mohib añadió que el Gobierno afgano está dispuesto a mantener conversaciones con los talibán en cualquier parte del país que sugieran.

Sin embargo, el segundo vicepresidente de Afganistán, Mohammad Sarwar Danesh, matizó que cualquier sistema político, incluido un emirato islámico en el que haya represión, prolongará la guerra en Afganistán en un contexto diferente.

Danish ha añadido que el pueblo afgano tiene serias preocupaciones sobre sus derechos y libertades civiles en el proceso de paz antes de avisar de que el actual sistema de república, así como los derechos inalienables de los afganos, deben formar los cimientos de cualquier gobierno, frente a los deseos insurgentes de instaurar un emirato islámico.