Publicado 28/08/2021 12:57CET

Afganistán.- La ONU avisa que siete millones de trabajadores afganos del campo están en peligro por la sequía

Una familia de desplazados internos en Kandahar, Afganistán
Una familia de desplazados internos en Kandahar, Afganistán - UNICEF AFGANISTÁN

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha pedido la ampliación de la asistencia humanitaria en Afganistán dado que la sequía predominante en el país ha puesto en peligro a siete millones de personas que dependen de la agricultura y la ganadería para sobrevivir.

Hay que recordar que muchas de estas personas ya se encuentran entre los 14 millones de personas, es decir, uno de cada tres afganos, que padecen inseguridad alimentaria aguda y necesitan asistencia humanitaria urgente.

"No hay que olvidar a los agricultores y propietarios de ganado en la actual crisis humanitaria", ha declarado el director general de la FAO, Qu Dongyu. "El apoyo agrícola urgente ahora es clave para contrarrestar el impacto de la sequía y el empeoramiento de la situación en las vastas áreas rurales de Afganistán en las próximas semanas y meses", ha añadido.

La combinación de una sequía severa, los impactos económicos relacionados con COVID-19 y el desplazamiento generalizado han afectado duramente a las comunidades rurales de Afganistán, en particular a sus agricultores y pastores, que son la columna vertebral de la economía del país. La producción de alimentos y los medios de vida agrícolas están sometidos a una presión extrema.

"Si no ayudamos a las personas más afectadas por la aguda sequía, un gran número se verá obligado a abandonar sus granjas y desplazarse en determinadas zonas", ha añadido el director general. "Esto amenaza con profundizar aún más la inseguridad alimentaria y representa una amenaza más para la estabilidad de Afganistán", concluyó.

Además, la llegada de la temporada invernal está cada vez más cerca, de ahí que la FAO se haya marcado como objetivo ayudar a 250 000 familias de agricultores vulnerables, alrededor de 1,5 millones de personas.

La siembra de trigo, explica la FAO, comienza a fines de septiembre y se extiende hasta octubre en muchas áreas. Sin embargo, la financiación actual solo permitirá ayudar a 110 000 familias. Hay un déficit de financiación de 18 millones de dólares estadounidenses en apoyo del Plan de respuesta a la sequía de la FAO en Afganistán.

"La ventana de oportunidad para brindar esta asistencia se está cerrando rápidamente. Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde", ha explicado Richard Trenchard, Representante de la FAO en Afganistán.

"Si los agricultores no pueden obtener las semillas que necesitan con urgencia para fines de septiembre o principios de octubre, la temporada de trigo de invierno fracasará. Esto será un desastre para millones de afganos, tanto agricultores como consumidores", añade.

Contador