Publicado 18/02/2021 18:01CET

Afganistán.- La OTAN pide avances en el proceso de paz en Afganistán antes de decidir su retirada

04 February 2021, Belgium, Brussels: The North Atlantic Treaty Organization (NATO) Secretary General Jens Stoltenberg speaks during a press conference with Belgian Prime Minister Alexander De Croo (Not Pictured) after their meeting at the NATO-headquarter
04 February 2021, Belgium, Brussels: The North Atlantic Treaty Organization (NATO) Secretary General Jens Stoltenberg speaks during a press conference with Belgian Prime Minister Alexander De Croo (Not Pictured) after their meeting at the NATO-headquarter - Didier Lebrun/BELGA/dpa

BRUSELAS, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La OTAN ha urgido este jueves al Gobierno afgano y los talibán a avanzar en el proceso de paz y a comprometerse con la estabilidad el país, antes de decidir el futuro de la misión militar, cuando se acerca el plazo del 1 de mayo que recoge el acuerdo entre los taliban y Washington para que las tropas extranjeras abandonen el país.

En estos términos se ha expresado el secretario general, Jens Stoltenberg, quien en rueda de prensa tras la reunión de ministros de Defensa aliados ha indicado que la OTAN no ha adoptado ninguna decisión en firme sobre su presencia en Afganistán, a la espera de seguir analizando la situación en el terreno.

"No es el momento de tomar una decisión final porque creemos que podría haber todavía progresos. Ponemos presión al proceso de paz y a los talibán para que cumplan sus compromisos", ha señalado.

En este sentido, el político noruego ha reconocido que la decisión es "difícil" y representa un "dilema" para la organización. "Si seguimos más allá del 1 de mayo nos arriesgamos a que haya más violencia y a alargar la presencia. Pero si salimos del país nos jugamos los logros conseguidos estos años. Hay que maximizar que todas los condiciones se den en el terreno para evitar que esto suceda", ha explicado Stoltenberg.

La posición choca con la idea inicial de la Alianza Atlántica de adoptar una posición en firme durante esta cita. La llegada de la nueva administración estadounidense, que está haciendo su propia evaluación, provoca que la OTAN dilate la toma de la decisión y se dé un margen extra para recabar más información y coordine su postura en el seno de la organización.

La Alianza debe conjugar esta decisión con el compromiso del acuerdo entre Washington y los taliban de Doha para la salida de las tropas extranjeras en mayo y, por otro lado, la marcha del diálogo entre Kabul y los insurgentes, que ve con escepticismo. La Alianza Atlántica duda del cumplimiento de los taliban con la reducción de la violencia y de su intención de romper lazos con el terrorismo internacional.

Stoltenberg por el momento ha reclamado a las partes fortalecer el diálogo para conseguir un acuerdo para una paz "duradera y estable", antes de apurar el plazo de mayo para, en base a la información de la Inteligencia en el terreno, decidir la continuidad de las tropas aliadas.

En todo caso, ha destacado la labor de la misión de adiestramientos de las fuerzas afganas y ha insistido en que la OTAN ya ha venido ajustando su presencia a la realidad en Afganistán. Actualmente, la OTAN mantiene 9.600 efectivos en el país, de los cuales 2.500 son estadounidenses, tras el fuerte repliegue acometido durante la etapa de Donald Trump.