Publicado 26/08/2021 19:18CET

Afganistán.- Una de las primeras alcaldesas afganas escapó de los talibán escondida en un coche

Illustration picture shows  the arrival of a chartered Air Belgium airplane carrying evacuated people from Afghanistan, at the military airport in Melsbroek, Monday 23 August 2021. The Belgian military evacuation mission 'Operation Red Kite' flies defense
Illustration picture shows the arrival of a chartered Air Belgium airplane carrying evacuated people from Afghanistan, at the military airport in Melsbroek, Monday 23 August 2021. The Belgian military evacuation mission 'Operation Red Kite' flies defense - BELGA / DPA

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

Zarifa Ghafari, una de las primeras mujeres en gobernar una Alcaldía en Afganistán, ha tenido que huir a toda prisa del país ante la repentina toma del poder por parte de los talibán. Ghafari ya está a salvo en Alemania junto a su familia, pero para escapar tuvo que ocultarse en un coche para llegar al aeropuerto.

Ghafari, de 29 años, era una de las voces más reconocidas en la defensa de los derechos de las mujeres. "Mi voz tiene un poder que no tiene ningún arma", ha explicado la mujer en declaraciones a la cadena británica BBC.

En 2018, cuando tenía 26 años, fue elegida alcaldesa de Maidan Shar, en una región conservadora con implantación de los islamistas. Desde 2018 ha sufrido varios atentados, pero siempre ha salido ilesa. No puede decir lo mismo su padre, un alto mando militar asesinado por la prominencia de su hija.

Nada más llegar los talibán a Kabul, el pasado 15 de agosto, comenzaron las voces que aconsejaban a Ghafari salir del país. Poco después un grupo de milicianos talibán apareció en su casa y golpeó a su guardaespaldas, por lo que finalmente decidió salir del país.

El 18 de agosto contrató un coche para trasladar a su familia, ella incluida, al aeropuerto de Kabul. Se ocultó en la parte de los pies del vehículo cada vez que pasaron un control talibán. "Cuando llegamos al aeropuerto había milicianos talibán en todas partes", ha relatado.

En el aeropuerto finalmente el embajador turco en Kabul la ayudó a abordar un avión hacia Estambul, desde donde viajó a Alemania. "He perdido a mi padre. Pensé que no volvería a pasar por algo así en la vida, pero cuando me subí al avión para salir de mi país, fue más doloroso que perder a mi padre", ha asegurado.

El día de la toma de Kabul fue "el peor de mi vida", ha destacado. "Jamás podré gestionar el dolor que siento en mi corazón. Nunca pensé que tendría que salir de mi país", ha añadido.

Ahora Ghafari está en Duesseldorf, en Alemania, y reconoce que tuvo suerte de poder salir. Por eso se ha propuesto reunirse con políticos y dirigentes de todo el mundo para concienciar de lo que afronta la población afgana bajo los talibán. Igualmente quiere hablar con los talibán porque "necesitamos comprendernos mutuamente".

Contador