Publicado 27/10/2021 14:20CET

Afganistán.- Rusia pide a los países vecinos de Afganistán evitar la presencia de EEUU y la OTAN en sus territorios

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov
El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov - -/Russian Foreign Ministry/dpa

Irán apoya la formación de un Gobierno "inclusivo" y pide "ayudar a Afganistán a salir de la crisis actual"

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha reclamado este miércoles a los países vecinos de Afganistán que eviten la presencia de tropas de Estados Unidos y la OTAN en sus territorios tras la toma del poder de los talibán y la retirada internacional del país asiático.

"Instamos a los países vecinos de Afganistán a que no permitan la presencia militar de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN que planean trasladarse allí tras abandonar el territorio afgano", ha manifestado el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante una cumbre en Irán.

Asimismo, ha pedido a la comunidad internacional aumentar los esfuerzos para dar ayuda financiera y humanitaria a Afganistán. "Ha llegado el momento de movilizarnos para recaudar fondos para la asistencia financiera, económica y humanitaria a los afganos", ha señalado.

Lavrov ha hecho hincapié en que el país tiene que empezar "prácticamente desde cero" tras los 20 años de intervención internacional y ha dicho que reactivar el sistema educativo, el sanitario y la reconstrucción de infraestructuras requieren grandes gastos.

"En ese sentido, quisiera recalcar que aquellos que llevaron a Afganistán a esta situación deben asumir la mayor responsabilidad", ha dicho el ministro de Exteriores ruso, según ha informado la agencia de noticias Sputnik.

Lavrov ha reclamado además a la comunidad internacional medidas concretas bajo la coordinación de Naciones Unidas. "Espero que los países de Occidente hayan dejado ya a un lado su costumbre de reunirse sólo por reunirse. Es hora de actuar", ha señalado, antes de adelantar que Moscú enviará en los próximos días ayuda humanitaria a Kabul.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Hosein Amirabdolahian, ha resaltado que la cumbre está destinada a "centrarse en la nueva situación en Afganistán" y ha trasladado su apoyo a la formación de un Gobierno "inclusivo" en el país.

"Debemos ayudar a Afganistán a salir de la crisis actual", ha dicho, antes de reseñar la importancia del "respeto a la soberanía, la preservación de la integridad territorial y la no interferencia en los asuntos de otros".

"Resolver la crisis en Afganistán requiere una cohesión interna y el uso de todas las capacidades de los países vecinos de Afganistán", ha argüido Amirabdolahian, quien ha abogado por "prestar especial atención a la situación política y humanitaria y la expansión del terrorismo, el tráfico de drogas, así como a los Derechos Humanos y la mujer".

De esta forma, ha sostenido que "muchos de los problemas de Afganistán están arraigados en la intervención extranjera" y ha añadido que "Estados Unidos debe aceptar la responsabilidad de las catástrofes que ha causado a Afganistán durante las últimas dos décadas".

"Durante los últimos meses hemos presenciado el aumento de las actividades de los grupos terroristas en Afganistán, especialmente Estado Islámico", ha lamentado, al tiempo que ha reseñado que "está claro que el grupo ha aumentado sus capacidades operativas y que los talibán no han podido impedir que operen en varias ciudades".

"Los talibán, como poder que gobierna en Afganistán, tiene el innegable papel de garantizar la seguridad y en la lucha contra el terrorismo, en el respeto a los derechos de los distintos grupos, incluidas las mujeres, en cubrir las necesidades de los ciudadanos, en respetar a las minoráis étnicas y religiosas y a la hora de erradicar los motivos del desplazamiento de población", ha manifestado.

La cumbre, en la que también están presentes los ministros de Exteriores de China, Pakistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, no cuenta con la participación de una delegación de los talibán.

Los talibán, que se hicieron con el poder a mediados de agosto tras entrar en Kabul poco después de la huida del país del entonces presidente, Ashraf Ghani, han anunciado ya la formación de su Gobierno, marcado por la falta de mujeres y de representantes de otros grupos políticos de Afganistán.