Publicado 04/10/2021 09:57CET

Afganistán.- Los talibán aseguran haber "destruido" una célula de Estado Islámico en la capital de Afganistán

Miliciano talibán junto al aeropuerto de Kabul
Miliciano talibán junto al aeropuerto de Kabul - SAIFURAHMAN SAFI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades talibán en Afganistán han anunciado este lunes la "destrucción" de una célula del grupo yihadista Estado Islámico en la capital, Kabul, horas después de un atentado en una mezquita de la ciudad que se saldó con varios muertos y heridos.

El portavoz de los talibán y viceministro de Información afgano, Zabihulá Muyahid, ha señalado que "una unidad especial de los muyahidín del Emirato Islámico llevó a cabo una operación contra insurgentes de Estado Islámico en el Distrito Policial 7 de Kabul".

"La operación, que fue muy exitosa y decisiva, se saldó con la total destrucción de la célula y con la muerte de los insurgentes de Estado Islámico", ha dicho Muyahid a través de su cuenta en la red social Twitter, bloqueada temporalmente el domingo por la red social tras confirmar el atentado en Kabul.

Muyahid no ha detallado si esta operación tiene relación con el atentado en Kabul, cuya autoría no ha sido reclamada por el momento. El ataque es el más grave en la capital afgana desde la retirada de las fuerzas estadounidenses y la toma del poder por parte de los talibán a mediados de agosto.

Fuentes de los talibán afirmaron bajo condición de anonimato a la agencia rusa Sputnik que doce personas habían muerto en el ataque, mientras que testigos citados por la cadena afgana Ariana manifestaron que la explosión había dejado al menos una decena de víctimas mortales.

Las autoridades talibán aseguraron la semana pasada que sus fuerzas de seguridad han lanzado varias operaciones contra células de Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP), a los que el grupo considera como "fuerzas sediciosas".

Estado Islámico subrayó el 19 de septiembre que había estado detrás de una serie de ataques en la provincia de Nangarhar (este) contra las fuerzas talibán que se habrían saldado con al menos 25 muertos, si bien las nuevas autoridades afganas declinaron dar una cifra concreta de víctimas.

Los talibán se hicieron con el poder en Afganistán a mediados de agosto tras entrar en Kabul poco después de la huida del país del entonces presidente, Ashraf Ghani, y tras la retirada de las tropas internacionales del país asiático. Estado Islámico considera a los talibán unos traidores a la ortodoxia de la 'sharia' o ley islámica y defienden una interpretación mucho más dura.

Contador