Publicado 08/06/2021 09:01CET

Afganistán.- Los talibán se hacen con el control de un distrito en el norte de Afganistán

Archivo - Militares del Ejército afgano
Archivo - Militares del Ejército afgano - MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN - Archivo

HRW pide proteger a los afganos que trabajaron con las fuerzas internacionales en el país

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los talibán se hicieron en la noche del lunes con el control del distrito afgano de Daulat Sha, situado en la provincia de Faryab (norte), en el marco de los avances territoriales que ha obtenido el grupo insurgente durante los últimos meses frente a las fuerzas de seguridad.

Abdulahad Elbek, miembro del consejo provincial de Faryab, ha señalado que las fuerzas de seguridad se han replegado de la zona tras los últimos combates y ha agregado que "no hay noticias" sobre la presencia de agentes en la zona.

"Los servicios de telecomunicaciones no están funcionando y no hay informaciones sobre víctimas en ambas partes", ha manifestado, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión afgana Tolo TV. Los insurgentes se hicieron el domingo con el control del distrito de Shahrak, en la provincia de Ghor (oeste).

Asimismo, las fuerzas gubernamentales abandonaron el lunes el centro del distrito de Qaysar, en la provincia de Faryab (norte), tras varios días de combates con los insurgentes, según la agencia alemana de noticias DPA.

Afganistán se ha visto sumido en un incremento de la violencia a pesar del inicio en septiembre del proceso de conversaciones de paz entre el Gobierno y los talibán en la capital de Qatar, Doha, y en medio del repliegue de las tropas internacionales del país.

En este contexto, los talibán han logrado avances territoriales durante los últimos meses, lo que ha provocado preocupación ante la posible falta de capacidad de las fuerzas de seguridad afganas para hacerles frente, lo que podrían usar en su favor en las negociaciones de paz.

Por otra parte, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este martes a los países con tropas en Afganistán que aceleren los programas de reasentamiento de traductores y otros empleados ante el riesgo al que quedarían expuestos tras su retirada.

"Los afganos que trabajaron con las tropas o embajadas extranjeras hacen frente a enormes riesgos de venganza por parte de los talibán", ha dicho Patricia Gossman, directora asociada de HRW para Asia. "Los países deben comprometerse a ayudar a los afganos que hacen frente a riesgos por su trabajo con las fuerzas extranjeras", ha agregado.

Así, ha resaltado que "los países que ahora se están retirando de Afganistán han sido muy lentos a la hora de desarrollar los planes de evacuación, reubicación y reasentamiento de los antiguos empleados afganos".

"Deben reconocer que los caminos normales serán demasiado lentos y que son necesarios calendarios acelerados para los afganos y sus familias que puedan ser perseguidos por su trabajo para las fuerzas de la coalición", ha remachado Gossman.

Los talibán aseguraron el lunes que todos aquellos afganos que trabajaron para las fuerzas internacionales estarán a salvo después de la retirada de las tropas extranjeras y afirmaron que estas personas no tienen motivos para abandonar el país centroasiático.

El portavoz del grupo, Zabihulá Muyahid, indicó que "un grann número de afganos fueron engañados durante los 20 años de ocupación y trabajaron con las fuerzas extranjeras", antes de recalcar que estas personas "deben mostrar remordimiento por sus acciones pasado y que no deben participar en estas actividades en el futuro, dado que equivalen a traición contra el islam y el país".

Sin embargo, recalcó que "nadie debe desertar del país" y que "nadie les perturbará". De hecho, pidió que "vuelvan a su vida normal y que, si tiene experiencia en cualquier campo, sirvan a su país". "No estarán en peligro por nuestra parte", dijo Muyahid.

"Les vimos como nuestros enemigos cuando estaban directamente en las filas de nuestros enemigos, pero cuando abandonen las filas del enemigo y opten por vivir como afganos ordinarios en su patria, no tendrán ningún problema y no deben tener miedo", zanjó Muyahid.

Contador