Publicado 10/08/2021 15:51CET

Afganistán.- Los talibán toman su séptima capital de provincia en cinco días

Despliegue de las fuerzas especiales afganas en Kunduz
Despliegue de las fuerzas especiales afganas en Kunduz - AJMAL KAKAR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los talibán se han hecho este martes con el control de instituciones clave en la ciudad de Fará y controlarían ya siete capitales de provincia, fruto de un incesante avance que arrancó el viernes y que también ha implicado avances en Mazar-e Sharif, que corre el riesgo de caer igualmente del lado insurgente.

El portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, ha asegurado en Twitter que el grupo se ha hecho ya con el control de las oficinas del gobernador de la región de Fará --fronteriza con Irán--, en una operación que aspira a completar con la expulsión del "enemigo" de otras zonas de la ciudad.

Fuentes citadas por medios como Pajhwok o Tolo News también han confirmado este martes que los talibán controlan la mayor parte de la localidad, incluida la principal sede de la Policía, después de que se hayan registrado enfrentamientos durante la jornada.

Los combates también se repiten en Mazar-e Sharif, la cuarta mayor ciudad de Afganistán y ubicada en la parte norte, cerca de Tayikistán. Fuentes locales citadas por la agencia de noticias DPA han advertido de que la situación ha empeorado en estas últimas horas en la capital de la provincia de Balj.

El consejero provincial Zabihulá Kakar y la diputada Saifura Niazi han explicado que el ataque comenzó el lunes, sobre dos distritos adyacentes a la ciudad y, tras una primera respuesta de las fuerzas de seguridad, los insurgentes se habrían movido hacia la zona de Dehdadi. "Hemos oído el sonido de artillería pesada durante toda la noche", ha contado Kakar a DPA.

Los talibán han intensificado su ofensiva coincidiendo con el inicio a principios de mayo del repliegue militar internacional. Pese a los avances logrados en este tiempo, tanto Estados Unidos como el resto de socios de la OTAN se han ceñido a los planes previstos.