Publicado 27/10/2020 10:12CET

Afganistán.- Las víctimas civiles en la guerra de Afganistán bajan un 30 por ciento en los primeros nueve meses de 2020

Afganistán.- Las víctimas civiles en la guerra de Afganistán bajan un 30 por cie
Afganistán.- Las víctimas civiles en la guerra de Afganistán bajan un 30 por cie - RAHMATULLAH ALIZADAH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

La UNAMA denuncia que el inicio de las conversaciones de paz no reduce las bajas civiles y reclama un alto el fuego

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La cifra de civiles muertos y heridos como consecuencia de la guerra en Afganistán en los primeros nueves meses de 2020 son un 30 por ciento menos que las registradas en el mismo periodo del año anterior, aunque el balance no ha mejorado desde el inicio de las conversaciones de paz en Doha entre el Gobierno y los talibán afganos, según el último informe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en el país centroasiático (UNAMA).

El informe pone de manifiesto que el conflicto ha dejado 2.117 civiles muertos y 3.822 heridos, lo que hace un total de 5.939 víctimas civiles desde el 1 de enero al 30 de septiembre de 2020. La UNAMA ha denunciado que los "altos niveles de violencia" siguen teniendo "un impacto devastador en los civiles", manteniendo a Afganistán como uno de los países más peligrosos del mundo para la población.

"Aunque la cifra documentada de víctimas civiles es la más baja en los primeros nueve meses del año desde 2012, el daño a los civiles sigue siendo impactante y excesivo", ha subrayado la Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Afganistán,, antes de reclamar a todas las partes que aumenten sus esfuerzos para proteger a los civiles y poner fin a los combates. "Ese es el único camino para acabar definitivamente con las víctimas civiles provocadas por el conflicto", ha añadido.

Tras dejar claro que está lista para ayudar a las partes a dar los pasos "urgentes" necesarios para poner fin a la guerra, la UNAMA ha mostrado su preocupación por el hecho de que el inicio de las conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibán en Doha el 12 de septiembre no se ha traducido en un descenso de las bajas civiles. En este sentido, ha indicado que del 12 al 30 de septiembre "no ha habido reducción de las bajas civiles causadas por las partes implicadas en las conversaciones en relación con las semanas anteriores.

Además, ha señalado su preocupación por "la intensificación de los combates" en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, los "ataques indiscriminados" registrados en las regiones de Nangarhar, Laghman y Ghor, el ataque aéreo en Tajar y otro ataque contra la población civil en Kabul, acciones que en su conjunto dejaron más de 400 víctimas civiles, entre muertos y heridos.

"Las conversaciones de paz necesitarán un tiempo para traer la paz pero toda las partes pueden de inmediato dar prioridad a las discusiones y adoptar medidas adicionales urgentes, aunque francamente atrasadas ya, para detener el daño a los civiles", ha afirmado en un comunicado la representante especial de Naciones Unidas en Afganistán, Deborah Lyons.

"Un nuevo pensamiento y acciones concretas para salvar vidas civiles no solo salvarán a miles de familias del sufrimiento y la pena sino que también puede contribuir a reducir las recriminaciones y, en su lugar, generar confianza entre los negociadores", ha apuntado Lyons, que es también la jefa de la UNAMA.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán ha subrayado su apoyo al llamamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para declarar un alto el fuego global humanitario antes de final de año y ha señalado que una medida así en Afganistán ayudaría a combatir el "enemigo común" que representa la pandemia de coronavirus, además de que permitiría apoyar a millones de afganos vulnerables ante la llegada del invierno. "Cada día sin violencia conlleva que se salvan vidas de civiles", ha apostillado.

MÁS DE CUATRO DE CADA DIEZ VÍCTIMAS CIVILES SON MUJERES Y NIÑOS

El informe de la UNAMA señala que más de cuatro de cada diez víctimas civiles de la guerra en Afganistán son niños o mujeres, representando los menores de edad el 31 por ciento del total de víctimas registrado en los primeros nueve meses del año y las mujeres el 13 por ciento.

El documento apunta que las fuerzas antigubernamentales han sido responsables del 58 por ciento de las víctimas civiles en los primeros nueve meses de 2020 y que la cifra de civiles muertos y heridos provocados por los insurgentes se sitúa en un nivel similar al del mismo periodo de 2019, aunque se ha registrado un descenso del 34 por ciento de bajas civiles causadas por estas fuerzas contrarias al Gobierno de Kabul.

En el periodo analizado, las muertes de civiles causadas por los talibán han aumentado un 6 por ciento aunque la cifra total de bajas civiles (muertos y heridos) baja un 32 por ciento, principalmente por la reducción del número de civiles heridos en combates y ataques suicidas. Esta cifra, sin embargo, viene acompañada por un aumento de las víctimas civiles causadas por asesinatos selectivos y por explosiones de bombas artesanales.

"Ha habido más incidentes, especialmente en relación al uso de IED (artefactos explosivos improvisados) y por asesinatos selectivos, en los que la UNAMA no ha podido determinar qué grupo antigubernamental ha sido responsable", ha indicado la Misión de la ONU. "Esto se corresponde con un descenso del número de incidentes en los que los talibán o Provincia del Jorasán (Estado Islámico) reivindican la responsabilidad", ha añadido.

Tras recordar que las bombas artesanales activadas a presión, "empleadas por los talibán como minas antipersona", "son ilegales en todo momento", ha señalado que el 31 por ciento de los civiles que han muerto o han resultado heridas por estos artefactos son niños y el 12 por ciento son mujeres. "La UNAMA emplaza a los talibán a cumplir sus compromisos y dejar de utilizar estas armas ilegales que causan tanto daño a los civiles afganos", ha subrayado.

La Misión de la ONU ha mostrado su preocupación por los ataques "deliberados" contra objetivos civiles y ha indicado que su informe constata un descenso de las víctimas atribuidas a Estado Islámico por una reducción del número de ataques.

En este sentido, ha señalado que los enfrentamientos terrestres, principalmente entre los talibán y las fuerzas de seguridad afganas "han provocado la mayoría de las víctimas civiles", por delante de los ataques con bombas artesanales (29 por ciento), los asesinatos selectivos (16 por ciento) y los ataques aéreos (8 por ciento).

Las fuerzas progubernamentales, según el análisis de la UNAMA, han sido responsables del 28 por ciento de las bajas civiles, entre muertos y heridos, registrando un descenso del 34 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior "principalmente" por el descenso de ataques aéreos de fuerzas militares internacionales desde marzo de 2020, tras la firma del acuerdo de paz de Doha.

UN 70 POR CIENTO MÁS DE VÍCTIMAS CIVILES POR ATAQUES AÉREOS AFGANOS

En este sentido, la UNAMA se ha mostrado preocupada por el aumento del "70 por ciento" de las bajas civiles causadas por ataques aéreos llevados a cabo por la Fuerza Aérea afgana, que representan un 8 por ciento del total de civiles muertos y heridos.

La misión de Naciones Unidas ha hecho hincapié en que las negociaciones de paz suponen "una oportunidad" para las partes para analizar las "pérdidas irreversibles" y el "efecto devastador" que la guerra ha tenido en los afganos y para reconocer su derecho a "la verdad, la justicia, la compensación y la reparación por el daño sufrido".

"Las partes podrían al menos reconocer el daño causado y buscar formas de fomentar la reconciliación entre millones de afganos que han sufrido pérdidas y que merecen que se reconozca lo que les ha pasado y que llegue una paz duradera", ha afirmado la jefa de Derechos Humanos de la UNAMA, Fiona Frazer.