Actualizado 11/07/2006 13:08:00 +00:00 CET

Afganistán.- Zapatero, Rajoy, la cúpula militar y ministerial dan su último adios al soldado Hernández Seminario

Zapatero preside en Alcalá de Henares el funeral por el paracaidista y entrega a su viuda su boina verde y la Cruz al Mérito Militar

ALCALÁ DE HENARES (MADRID), 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presidió hoy en la Base Almogávares VI, sede de la II Bandera de la Brigada Paracaidista, en Alcalá de Henares (Madrid), el funeral por el soldado paracaidista fallecido el pasado sábado en Afganistán, Jorge Arnaldo Hernández Seminario.

Acompañado por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general de Ejército Félix Sanz Roldán, y por el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, el jefe del Gobierno llegó a las 9.55 horas a la base madrileña, recogió el bastón de mando y mostró personalmente sus condolencias a la viuda del difunto, Zaira Vilma Jiménez, que asistió a la ceremonia junto a varios familiares, allegados y su cuñado, perteneciente también a misma bandera de la Brigada Paracaidista y ataviado con el característico uniforme con pantalón verde y camisa azul.

Entre otras autoridades políticas y miliares, asistieron a los actos fúnebres el jefe del Cuarto Militar del Rey, almirante Antonio González-Aller, el jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), general de Ejército Carlos Villar Turrau, el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, general del Aire Francisco José García de la Vega, el jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Sebastián Zaragoza Soto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente del PP, Mariano Rajoy.

La comitiva que portaba el ataúd cubierto con la bandera nacional, compuesta por ocho soldados paracaidistas, marcó el inicio de los actos trasladando a paso lento, al son de la marcha fúnebre, el féretro de su compañero de filas hasta el Patio de Armas del acuertelamiento. Otros seis soldados de la BRIPAC depositaron ante el féretro tres coronas de laureles en memoria del militar fallecido.

UNA FORMA "TAN CRUEL" DE MORIR

Durante la ceremonia religiosa, que comenzó a las 10.00 horas, el arzobispo general castrense, Francisco Pérez González, destacó la valía del difunto, recordó que "la forma tan cruel" en que falleció y ensalzó a todos aquellos inmigrantes iberoamericanos que se unen a las Fuerzas Armadas españolas para dar su vida en servicio de la Patria española. Fue entonces cuando la compañía de honores, integrada por cien militares paracaidistas, entonó la oración de la BRIPAC en memoria del fallecido, el himno del arma de Infantería del Ejército y rindió homenaje a los que dieron su vida por España y la banda de música interpretó 'La muerte no es el final'.

El acto religioso concluyó con los tradicionales himno nacional, el grito de 'Viva España' y las salvas disparadas por la sección de la compañía de honores. Tras ello, el presidente del Gobierno impuso la Cruz al Mérito Militar con distintivo amarillo a título póstumo al soldado Hernández Seminario.

La comitiva de paracaidistas recogió entonces la enseña nacional, que fue entregada por Zapatero a la viuda junto con la boina verde que utilizó el fallecido y la condecoración concedida. El jefe del Ejecutivo y el ministro de Defensa expresaron nuevamente sus condolencias a la mujer del militar caído en acto de servicio.

Los actos concluyeron a las 11.00 horas y la comitiva militar se dirigió, seguida por los familiares y la viuda, hasta el coche fúnebre. El vehículo se dirigirá hacia la Base Aérea de Torrejón, desde donde un avión Boeing 707 del Ejército del Aire español trasladará a la viuda y a tres familiares hasta Lima (Perú) para que el cuerpo del soldado sea enterrado en su localidad natal, Campara.

LOS HERIDOS CONTINÚAN EN EL HOSPITAL

Por otra parte, fuentes militares explicaron a Europa Press que los cuatro militares paracaidistas que resultaron heridos leves al intentar recuperar el cuerpo de su compañero de unidad continúan ingresados en observación en el Hospital Central de la Defensa de Madrid, a la espera de recibir próximamente el alta médica.

Los heridos, un cabo primero, un cabo y dos soldados, regresaron ayer a Madrid a bordo del mismo avión que trasladó el cuerpo del soldado Hernández Seminario junto con el jefe de la BRIPAC, general de Brigada Salvador Fontenla. El Ministerio de Defensa ya ha iniciado la tramitación para concederlas la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco por la valía demostrada tras la explosión que alcanzó el vehículo blindado en el que viajaban por la provincia afgana de Farah, al oeste del país asiático.