Publicado 05/02/2021 17:27CET

África.- El 68 por ciento de los migrantes retornados en África occidental están endeudados, según un estudio de la OIM

Migrantes africanos tras su llegada a la isla de Lesbos, en Grecia, desde Turquía
Migrantes africanos tras su llegada a la isla de Lesbos, en Grecia, desde Turquía - Angelos Tzortzinis/dpa - Archivo

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 68 por ciento de los migrantes retornados en seis países de África occidental están endeudados, según ha revelado un estudio elaborado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El trabajo, llevado a cabo en Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea, Malí, Senegal y Gambia, agrega que más de dos tercios de estos migrantes señalan la vergüenza o la carga producida por el endeudamiento como un "obstáculo" para su reintegración en sus comunidades de origen.

A medida que migrar se vuelve cada vez más peligroso y costoso, muchos migrantes piden préstamos o incurren en deudas con personas de su entorno y amigos para financiar sus travesías. A nivel personal --social y psicológicamente-- muchos de los encuestados por la OIM declaran haber sentido ansiedad, fracaso, aislamiento social y miedo de no poder solucionar sus deudas.

Además, una pequeña fracción de ellos, el 8 por ciento, ha admitido haber sido acosados físicamente por las personas que les han prestado dinero. Por ejemplo, un migrante retornado a Malí ha contado que ha perdido la función de su pierna izquierda después de que un prestamista le disparara.

Asimismo, pedir prestado dinero para migrar y después ser incapaz de devolverlo puede representar un peligro físico palpable para los migrantes y sus familias. El estudio ha mostrado que uno de cada cinco migrantes retornados que están endeudados han sido amenazados y han sufrido abusos o actos de violencia para obligarles a pagar sus deudas.

De acuerdo con la investigadora regional de la OIM en África central y occidental, Sokhna Sy, volver a casa sin haber hecho ninguna contribución a la familia y, por el contrario, volver en una situación aún más precaria que cuando se fueron, puede constituir un fracaso para las familias.

"Esto tiene consecuencias duraderas en la reintegración socieconómica de los repatriados", ha señalado. "La confianza que los acreedores han depositado en el migrante se ven comprometida y los retornados enfrentan serias dificultades para pagar las deudas sociales y financieras", ha agregado.

La media de la deuda adquirida, según los datos del informe de la OIM, asciende hasta los 511 euros por migrante. En Burkina Faso, por ejemplo, el salario medio anual se ubica en 800 euros.

Así, la agencia dependiente de la ONU calcula que, en total, el montante de la deuda de los migrantes retornados a los seis países participantes en la encuesta ascendería a 15 millones, una suma equivalente a alrededor del 10 por ciento de todas las remesas enviadas a Malí por migrantes de Francia.