Publicado 22/03/2021 13:35CET

El ahorro de euros en efectivo creció en 2020 debido a la crisis del Covid-19, según el BCE

Archivo - Billetes de euro, dinero, PIB
Archivo - Billetes de euro, dinero, PIB - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos europeos incrementaron sus reservas de euros en efectivo como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19, según se desprende de un estudio realizado por el Banco Central Europeo (BCE) y publicado este lunes.

"La pandemia de la COVID-19 ha intensificado la demanda en la eurozona para el efectivo por motivos precautorios (como depósito de valor, por ejemplo), mientras que la demanda transaccional parece haber menguado todavía más", ha explicado el economista del BCE Alejandro Zamora-Pérez en el informe que se incluye en la segunda edición del año del Boletín Económico del BCE de 2021.

Aunque la pandemia ha remarcado este hecho, es una tendencia que el BCE viene observando desde 2007 y que ha denominado la "paradoja de los billetes". Cada año, el valor de los billetes en circulación sigue aumentando a pesar de que el número de billetes utilizados en las transacciones comerciales o entre particulares no deja de descender. El BCE atribuye este hecho a que los ciudadanos de la eurozona guarden billetes en efectivo a modo de ahorro, así como a la demanda exterior por la divisa.

A finales de 2020 había billetes de euro en circulación por valor de 1,435 billones de euros, lo que supone un incremento del 11% en comparación con los 1,293 billones registrados al cierre de 2019. Este crecimiento es más del doble que la media de crecimiento del 5% de la última década, según ha explicado el BCE. La tasa de crecimiento del valor de los billetes en circulación únicamente fue superior durante los meses posteriores al colapso de Lehman Brothers en 2008.

Según las estimaciones del BCE, entre un 20% y un 22% del valor de los billetes en circulación se utilizó en transacciones en el área del euro. De esta forma, los billetes guardados en efectivo en conjunto de la eurozona se sitúa entre el 28% y el 50%, mientras que la demanda exterior es de entre el 30% y el 50%.

El informe del BCE también desglosa el diferente uso que se da a los billetes en función de su valor. Por un lado, cuanto mayor es el volumen de la transacción a pagar, menos probable es que se haga en efectivo. Por otro lado, cuanto mayor es el valor del billete, es más probable que sea usado como depósito de valor tanto en la zona euro como en el extranjero. De la misma forma, a mayor valor del billete, mayor probabilidad de que sea guardado por un mayor periodo de tiempo.

Con respecto a las reservas de efectivo en la eurozona, el BCE estima que las reserva de efectivo por adulto (ciudadanos, pero también bancos y empresas) se sitúa entre los 1.270 y los 2.310 euros. Además, desde que el tipo de interés de facilidad de depósito llegó a terreno negativo, el BCE ha apreciado un incremento en las reservas de efectivo.

Contador