Publicado 23/04/2020 15:49:01 +02:00CET

Alemania abre el primer juicio en todo el mundo contra miembros del régimen de Al Assad por crímenes contra la Humanidad

Siria.- Alemania abre el primer juicio en todo el mundo contra miembros del régi
Siria.- Alemania abre el primer juicio en todo el mundo contra miembros del régi - Thomas Frey/dpa Pool/dpa

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Alemania ha abierto este jueves el juicio contra dos supuestos agentes secretos sirios acusados de torturas, asesinato y violación de varios miles de presos en una cárcel de la capital, Damasco, entre 2011 y 2012, en las primeras etapas de la guerra en el país árabe.

Los sospechosos, identificados como Anuar R. y Eyad A., fueron detenidos en febrero de 2019 en Berlín y en el estado de Renania-Palatinado, respectivamente, por presuntos crímenes de lesa humanidad. Ambos abandonaron Siria en 2012, según la Fiscalía alemana.

El juicio que arranca este jueves es el primero en que se procesará a personas sospechosas de cometer torturas bajo mando del presidente sirio, Bashar al Assad, desde el inicio de la guerra. Los acusados trabajaron presuntamente para la Dirección General de Inteligencia (GID).

La Fiscalía sostiene que Anuar R., de 57 años, dirigió la unidad de investigación que contaba con una cárcel propia, la de Al Jatib. En esta función ordenó el empleo sistemático y brutal de tortura de al menos 4.000 personas entre abril de 2011 y septiembre de 2012. Por ello, ha sido imputado con 58 cargos de asesinato, además de violación y agresión sexual.

Por su parte, Eyad A., de 43 años, es sospechoso de haber trabajado bajo órdenes del anterior y está acusado de 30 cargos de torturas. Los fiscales consideran que detuvo en un puesto de control a cientos de personas sospechosas a ojos de Damasco que fueron posteriormente enviadas y torturadas en Al Jatib.

El fiscal general de Alemania ha indicado que el juicio, que se celebra en la ciudad de Coblenza, es "el primer juicio criminal en todo el mundo de miembros del régimen de Al Assad por crímenes contra la Humanidad", según ha informado la agencia alemana de noticias DPA.

Patrick Kroker, abogado de varios de los denunciantes, ha destacado que "algunos de ellos portan aún las marcas de las torturas en su cuerpo" y ha agregado que el juicio les dará una oportunidad para "descubrir la verdad sobre el secreto régimen de torturas en Siria y hacerlo público".

"PUNTO DE INFLEXIÓN"

La organización no gubernamental Amnistía Internacional ha resaltado que el juicio da "una renovada esperanza" a las decenas de miles de personas detenidas ilegalmente, torturadas y asesinadas en prisiones gubernamentales de Siria.

La directora de investigaciones de la ONG para Oriente Próximo, Lynn Maalouf, ha manifestado que "el juicio es un paso histórico en la lucha por la justicia" y ha agregado que "no habría sido posible sin la valentía y los sacrificios de los supervivientes, las familias de las víctimas y muchos otros individuos y organizaciones que han buscado incansablemente la justicia y la verdad, a menudo poniendo en peligro sus vidas".

"En un momento en que los sirios sienten que la comunidad internacional les ha fallado, este juicio da una renovada esperanza de que algún tipo de justicia aún es posible", ha argüido, al tiempo que ha pedido a otros estados "que sigan los pasos de Alemania e inicien procedimientos similares contra personas sospechosas de crímenes bajo el Derecho Internacional".

Por su parte, Balkees Jarrah, director asociado para Justicia Internacional de Human Rights Watch (HRW), ha señalado que "este juicio es un punto de inflexión para las víctimas decididas a buscar justicia por los crímenes que sufrieron en Siria".

"Los procedimientos de hoy deben servir como un importante recordatorio de que es necesario más para garantizar la rendición de cuentas por las horribles atrocidades cometidas durante el conflicto", ha dicho.

En este sentido, ha hecho hincapié en que "con otras vías de justicia bloqueada, los procedimientos criminales en Europa ofrecen esperanza a las víctimas de los crímenes en Siria que no tienen otro lugar al que acudir".

"El juicio en Coblenza muestra que los tribunales, incluso a miles de kilómetros de distancia del lugar donde tuvieron lugar las atrocidades, pueden jugar un papel clave a la hora de combatir la impunidad", ha remachado Jarrah.