Publicado 27/07/2020 18:08CET

Alemania.- El Bundesbank anticipa una caída "masiva" del PIB en el segundo trimestre

Alemania.- El Bundesbank anticipa una caída "masiva" del PIB en el segundo trime
Alemania.- El Bundesbank anticipa una caída "masiva" del PIB en el segundo trime - Arne Dedert/dpa - Archivo

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La economía alemana, la mayor de Europa, ha sufrido una "caída masiva" en el segundo trimestre del año, cuando la actividad se hundió de forma significativa respecto de la contracción del 2,2% registrada en el primer trimestre, según ha anticipado el Bundesbank, el banco central de Alemania, que confía en que el deterioro económico tocó fondo en abril.

Alemania ofrecerá este jueves la primera estimación del comportamiento de su PIB entre los meses de abril y junio, que podría superar el doble dígito, convirtiéndose en el mayor desplome de la historia moderna del país, coincidiendo con la publicación en Estados Unidos del primer avance del dato de PIB del segundo trimestre y una día antes de que Eurostat haga público el dato preliminar de la zona euro.

"Como resultado de la pandemia, la economía alemana probablemente haya caído sustancialmente más que en el primer trimestre, registrando la mayor contracción del PIB desde que comenzó la serie histórica en 1970", indica el banco central alemán en su boletín mensual.

No obstante, a pesar de las sombrías expectativas del Bundesbank, la entidad subraya que la economía pudo registrar el punto más bajo de la crisis el pasado mes de abril, según sugieren los datos de actividad económica disponibles y los indicadores de alta frecuencia, que ofrecen síntomas de una mejoría reciente y que apuntan a una recuperación de la economía en la segunda mitad de 2020.

En este sentido, el banco central señala que la recuperación en curso de la economía germana ha avanzado de forma muy distinta entre los sectores, con un rebote en el comercio minorista, donde desde mayo se han observado fuertes aumentos de las ventas, mientras que en la industria la situación aún era evaluada como "muy pobre" por las empresas en junio, lastrada por la debilidad del sector automotriz.

De su lado, el impacto de la crisis en el mercado laboral, aunque contenido mediante mecanismos como el 'kurzabeit', que permite ajustar temporalmente el número de horas trabajadas, ha provocado una disminución del empleo y un notable incremento del paro. Todos los sectores se vieron afectados, a excepción de la administración pública, los servicios bancarios y de seguros y la agricultura, señala el banco central.

En cuanto a la evolución de los precios, el Bundesbank destaca que, después de el debilitamiento de la inflación desde marzo, como consecuencia en gran parte del efecto de los precios de la energía, la inflación armonizada ha aumentado significativamente en junio, aunque apunta que, como consecuencia de la bajada temporal del IVA, es previsible que se registren tasas de inflación negativas en la segunda mitad de 2020.

No obstante, el Bundesbank advierte de que la retirada de estas medidas temporales en enero de 2021 debería provocar un retorno visible de las tasas a niveles positivos.

El Bundesbank anticipó el pasado mes de junio que el PIB de Alemania caerá en 2020 un 7,1%, aunque la entidad presidida por Jens Weidmann admitió que los estímulos del Gobierno podrían elevar en más de un punto porcentual el crecimiento de este año, reduciendo la caída hasta el entorno del 6%.

Con vistas a los dos próximos años, el banco central germano espera que el crecimiento del PIB del país experimentará un rebote del 3,2% en 2021 y del 3,8% en 2022, aunque advierte de que estos pronósticos se verán también afectados por el anuncio las medidas de estímulo implementadas por Berlín.

De su lado, el Instituto de Investigación Económica de Múnich (Ifo) espera que Alemania registrará en 2020 un desplome del PIB del 6,7% a causa del impacto de la pandemia de Covid-19 y de las medidas de contención implementadas, pero rebotará un 6,4% el próximo año, lo que permitirá a la mayor economía europea recuperar los niveles de actividad anteriores a la crisis a finales de 2021, un año antes de lo que el Banco Central Europeo (BCE) estima que se recuperará la zona euro.