Publicado 29/10/2021 19:55CET

Alemania.- Cerca de 4.900 migrantes han intentado entrar en Alemania procedentes del este de Europa en octubre

23 October 2021, Brandenburg, Frankfurt: Federal police officers stand at the border bridge connecting Germany with Poland. The number of refugees arriving in Brandenburg via Belarus and Poland is increasing. Photo: Jörg Carstensen/dpa
23 October 2021, Brandenburg, Frankfurt: Federal police officers stand at the border bridge connecting Germany with Poland. The number of refugees arriving in Brandenburg via Belarus and Poland is increasing. Photo: Jörg Carstensen/dpa - Jörg Carstensen/dpa

BERLÍN, 29 Oct. (DPA/EP) -

Las autoridades de Alemania han constatado que 4.889 personas han intentado entrar de forma ilegal al país después de pasar por Polonia y Bielorrusia en octubre, un fenómeno que las autoridades vigilan de cerca en el marco de un repunte en la migración achacado a Minsk.

Las autoridades han detallado que la cifra registrada en las cuatro semanas de octubre ha supuesto más del doble que la registrada en septiembre. Así, han identificado 7.300 intentos de ingresar en Alemania usando esta ruta en lo que va de año, según datos de la Policía alemana.

La migración se ha incrementado en la frontera entre Alemania y Polonia desde agosto. "Actualmente no hay señales de que la situación vaya a aliviarse", según señala la Policía en un comunicado.

Este mismo viernes, las autoridades han hallado a un migrante procedente de Irak muerto cerca de la frontera citada, al que han intentado reanimar sin éxito, según la Policía de Goerlitz, que ha detallado que habían recibido información sobre posible tráfico de personas en la zona.

Otros países de la Unión Europea (UE) también vigilan el incremento en la migración, atribuido a políticas deliberadamente adoptadas por Bielorrusia, cuyo presidente, Alexander Lukashenko, advirtió que su Administración dejaría de detener a los migrantes que intentaban ingresar en la UE utilizando esta vía.

Su aviso se produjo en respuesta de las sanciones impuestas por el bloque y por Estados Unidos ante la represión de las protestas pacíficas que se sucedieron tras las controvertidas elecciones de 2020, en las que Lukashenko ganó.

Desde entonces, el número de migrantes procedentes de Irak, Siria, Yemen y otras regiones que intentan entrar en la Unión Europea ilegalmente a través de Bielorrusia se ha incrementado notablemente, con Polonia, Lituania y Letonia soportando la peor parte de esta afluencia.

Una portavoz del Ministerio de Exteriores alemán ha descrito la situación de la frontera entre Bielorrusia y Polonia como "deprimente" y ha señalado que es necesario proporcionar asistencia humanitaria en el lugar. "La responsabilidad de resolver esta crisis claramente reposa sobre Minsk", ha dicho.