Publicado 29/01/2021 11:30CET

Alemania esquivó la recaída del PIB en el cuarto trimestre, con un crecimiento del 0,1%

Angela Merkel llega con mascarilla a una reunión del Gobierno en la sede de la Cancillería
Angela Merkel llega con mascarilla a una reunión del Gobierno en la sede de la Cancillería - Markus Schreiber/AP-Pool/dpa - Archivo

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El producto interior bruto (PIB) de Alemania, la mayor economía europea, creció un 0,1 por ciento en el cuarto trimestre de 2020, lastrado por el impacto de las restricciones introducidas para frenar los rebrotes de Covid-19, pero logrando eludir una nueva contracción de la actividad, lo que confirma el impacto menos intenso en lo económico de la segunda ola de contagios, según la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

"En el cuarto trimestre, el proceso de recuperación se desaceleró debido a la segunda ola de coronavirus y las restricciones impuestas a finales de año. Esto afectó en particular al consumo de los hogares, mientras que las exportaciones de bienes y la formación bruta de capital fijo en la construcción apoyaron la economía", explicó Destatis.

En el segundo trimestre de 2020, cuando se registró el mayor impacto de la primera ola de la pandemia, el PIB de Alemania sufrió un desplome histórico del 9,7 por ciento por el efecto de los cierres de empresas y los confinamientos, tras contraerse un 2 por ciento en el primer trimestre, mientras que el PIB de Alemania rebotó un 8,5 por ciento en el tercer trimestre al levantarse las restricciones.

En comparación con el cuarto trimestre de 2019, la economía alemana aún se mantenía un 2,9 por ciento por debajo.

De este modo, en el conjunto de 2020 el PIB de Alemania experimentó una contracción del 5 por ciento, tras crecer un 0,6 por ciento en 2019, poniendo así fin a diez años consecutivos de expansión como consecuencia del impacto de la pandemia, aunque finalmente el efecto de esta en la actividad fue menos grave que el de la crisis financiera, que en 2009 hundió un 5,7 por ciento el PIB alemán.

El Gobierno alemán decidió este miércoles revisar sustancialmente a la baja su previsión de crecimiento para 2021, cuando espera que el PIB de la mayor economía europea crecerá un 3 por ciento, frente a la expansión del 4,4 por ciento prevista en octubre por Berlín, como consecuencia del impacto de los rebrotes y la prolongación de las restricciones introducidas para frenar la propagación de la pandemia.

La nueva previsión de crecimiento para 2021 del Gobierno alemán se sitúa por debajo de la manejada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que anticipa una expansión del PIB de Alemania del 3,5 por ciento este año y del 3,1 por ciento en 2022.