Publicado 06/07/2020 16:13CET

Alemania.- La Fiscalía pide 3 años de cárcel para un antiguo guardia nazi del campo de concentración de Stutthof

Alemania.- La Fiscalía pide 3 años de cárcel para un antiguo guardia nazi del ca
Alemania.- La Fiscalía pide 3 años de cárcel para un antiguo guardia nazi del ca - Christian Charisius/dpa/Pool/dpa

HAMBURGO, 6 Jul. (DPA/EP) -

La Fiscalía de la ciudad alemana de Hamburgo ha exigido este lunes una condena de tres años de prisión en el juicio contra un exguardia del campo de concentración de Stutthof, instalado por los nazis en la Polonia ocupada.

"Está acusado de ayudar e instigar a cometer 5.230 asesinatos", ha sostenido el fiscal, Lars Mahnke, alegando que el entonces guardia de las SS, que tenía unos 17 o 18 años, sabía lo que ocurría en la cámara de gas del campo de concentración cerca de Gdansk y que también se disparaba contra las personas en el crematorio. El acusado reconoció durante el juicio el genocidio de los judíos por parte de los nazis, que calificó de injusticia.

"En una situación tal se acaba la lealtad a los delincuentes", ha afirmado el fiscal, que ha sostenido que el acusado debería haber bajado de la torre de vigilancia y entregado su arma. Además debería haber declarado que no podía continuar así y haberse presentado para el servicio en la Wehrmacht (Fuerzas Armadas nazis).

Al principio del juicio en octubre pasado, el hombre, de 93 años, admitió que había sido guardia en Stutthof aunque no como voluntario y destacó que fue reclutado por la Wehrmacht en 1944. Explicó que como no estaba en condiciones para el frente de guerra, fue asignado a la guardia en Stutthof.

El acusado contó que tuvo que ponerse la chaqueta del uniforme de las SS después de volver de una estancia en el hospital. Además, aseguró que había visto muchos cadáveres en el campo de concentración pero que nunca había usado su arma.

El de Stutthof fue el primer campo de concentración que el régimen de Adolf Hitler levantó fuera de Alemania. De acuerdo con la oficina central de Ludwigsburg, encargada de la investigación de los crímenes nazis, 65.000 personas murieron en Stutthof y en los campos adyacentes, así como en las llamadas marchas de la muerte al final de la Segunda Guerra Mundial.