Publicado 10/10/2021 17:14CET

Alemania/Israel.- Merkel reitera que la lucha contra el antisemitismo es una obligación para Alemania

10 October 2021, Israel, Jerusalem: German Chancellor Angela Merkel lays a wreath in the Hall of Remembrance at the Yad Vashem Holocaust memorial museum. Photo: Ilia Yefimovich/dpa
10 October 2021, Israel, Jerusalem: German Chancellor Angela Merkel lays a wreath in the Hall of Remembrance at the Yad Vashem Holocaust memorial museum. Photo: Ilia Yefimovich/dpa - Ilia Yefimovich/dpa

TEL AVIV, 10 Oct. (DPA/EP) -

La canciller saliente de Alemania, Angela Merkel, ha reiterado este domingo que la lucha contra el antisemitismo, el odio y la violencia es una "obligación" para todo gobierno alemán, en un discurso pronunciado tras la visita al monumento del Holocausto Yad Vashem, en lo que será su último viaje oficial a Israel.

El hecho de que la vida judía haya vuelto a encontrar un hogar en Alemania después de los crímenes de la humanidad de la Shoah (Holocausto) "es una señal inconmensurable de confianza, por la que estamos agradecidos", ha escrito Merkel en el libro de visitas del monumento en Jerusalén.

"Cada visita a Yad Vashem me toca de nuevo en lo más profundo de mi ser. Los crímenes contra el pueblo judío documentados aquí son una responsabilidad y un recordatorio eterno para nosotros los alemanes", ha añadido.

Merkel recorrió el sitio junto con el primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el nuevo presidente de Yad Vashem, Danni Dajan. Allí, la jefa del Gobierno alemán encendió la llama eterna en el Salón del Recuerdo y depositó una corona de flores.

El mayor monumento al Holocausto del mundo funciona como museo, monumento conmemorativo y lugar de investigación, y documenta los nombres de muchos de los seis millones de judíos asesinados por los nazis.

La visita de Merkel a Israel comenzó por la mañana con una reunión con Bennett, durante la cual calificó la seguridad de Israel como una "cuestión central" para los futuros gobiernos alemanes.

"La seguridad de Israel forma parte de nuestra razón de Estado", afirmó Merkel en conferencia de prensa con Bennett, antes de añadir que dicha premisa es válida incluso en caso de desacuerdos entre ambas naciones.

La mandataria alemana subrayó que el tema de la seguridad incluye el peligro del armamento nuclear de Irán, dado que tales amenazas contra la existencia de Israel deben tomarse "muy, muy en serio".

Merkel agregó que, dado el trasfondo del Holocausto, las relaciones actuales de Israel con Alemania son "un golpe de suerte" y que se trata de "un tesoro que hay que proteger una y otra vez".

Asimismo, prometió que el antisemitismo se seguirá combatiendo con determinación en Alemania. "Esto solo tendrá éxito si mantenemos viva la responsabilidad de la historia, aunque no haya más testigos contemporáneos", sostuvo Merkel.

Por su parte,Bennett elogió a Merkel como "brújula moral de todo el continente europeo". El primer ministro destacó que Israel le agradece su especial compromiso para preservar la seguridad del país y subrayó el papel de la mandataria "en la consolidación de esta extraordinaria relación basada en una herida histórica y enorme".

Bennett recalcó que, durante su mandato, Merkel no adoptó una posición "neutral" con respecto a Israel, sino que siempre ha estado claramente al lado del Estado judío.

A mediodía, la canciller se reunió con el presidente Isaac Herzog, que sorprendió a Merkel con un regalo especial: la creación de una beca honorífica en su nombre para mujeres científicas destacadas en el Instituto Weizmann, una de las principales instituciones de investigación del mundo.

Herzog también elogió a la mandataria alemana como "verdadera amiga de Israel" y una de las líderes más importantes de la era moderna.

Es la primera vez que Merkel se reúne con miembros del gobierno israelí que se formó hace unos meses. El nuevo gobierno israelí encabezado por Bennett, del partido ultraderechista Yamina, está en funciones desde mediados de junio y se basa en una coalición formada por ocho partidos del espectro de la derecha a la izquierda, entre los que se encuentra por primera vez un partido árabe.

Merkel canceló en agosto un viaje a Israel debido a los dramáticos acontecimientos en Afganistán tras la toma del poder por parte de las milicias talibán.

La canciller, de 67 años, dejará su cargo una vez que concluyan las negociaciones de la coalición en Alemania y se forme un nuevo gobierno tras las elecciones de septiembre.

En cuanto al conflicto de Oriente Próximo, Merkel volvió a abogar en la reunión con Bennett por una solución de dos Estados, es decir, la formación de un Estado palestino democrático e independiente que coexista pacíficamente con Israel.

"Me gustaría ver al Estado judío democrático de Israel en condiciones de seguridad. Eso significa que también hay que encontrar una solución para los vecinos", comentó la canciller, agregando que, en su opinión, la solución de dos Estados sigue siendo la perspectiva correcta.

En una última ceremonia en Jerusalén, Merkel será investida doctora honoris causa por la Universidad Technion de Haifa, en honor a "su apoyo a Israel, su persistente lucha contra el antisemitismo y su firme apoyo a la ciencia y la educación", según indicaron en la justificación.

La canciller viajará de vuelta a Alemania el lunes.

Contador