Publicado 27/01/2021 16:14CET

Alemania rebaja al 3% su previsión de crecimiento para 2021

El ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, presenta las nuevas previsiones económicas
El ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, presenta las nuevas previsiones económicas - Ministerio de Economía de Alemania

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno alemán ha revisado sustancialmente a la baja su previsión de crecimiento para 2021, cuando espera que el PIB de la mayor economía europea crecerá un 3 por ciento, frente a la expansión del 4,4 por ciento prevista anteriormente por Berlín, como consecuencia del impacto de los rebrotes y la prolongación de las restricciones introducidas para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus.

De este modo, a pesar de no incluir previsiones para 2022, la rebaja en la proyección de crecimiento de Alemania para 2021 dificultará al país recuperar los niveles de PIB anteriores a la pandemia antes de mediados del próximo año, cuando en octubre el Gobierno germano confiaba en alcanzar la situación preCovid a finales de 2021 o principios de 2022.

"La recuperación continuará en 2021, aunque con menos impulso", anunció este miércoles el ministro alemán de Economía y Energía, Peter Altmaier, quien advirtió de que, a pesar del aplanamiento de las cifras de infección, "la situación sigue siendo grave y el peligro de la mutación del virus aún no ha terminado".

La nueva previsión de crecimiento para 2021 del Gobierno alemán se sitúa por debajo de la manejada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que anticipa una expansión del PIB de Alemania del 3,5 por ciento este año y del 3,1 por ciento en 2022.

Según la primera estimación publicada por la Oficina Federal de Estadística, Destatis, el PIB de Alemania experimentó una contracción del 5 por ciento en 2020 tras crecer un 0,6 por ciento en 2019, poniendo así fin a diez años consecutivos de expansión como consecuencia del impacto de la pandemia, aunque finalmente su efecto en la actividad fue menos grave que el de la crisis financiera, que en 2009 hundió un 5,7 por ciento el PIB alemán.