Publicado 16/04/2020 19:34CET

Alemania suma 2.866 casos de coronavirus y eleva el balance a más de 130.000 contagiados y 3.569 muertos

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La pandemia del nuevo coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan ha dejado en Alemania a más de 130.000 personas contagiadas y ha provocado la muerte de más de 3.500, según el último balance del Instituto Robert Koch, la agencia gubernamental alemana encargada del seguimiento de las enfermedades contagiosas.

En las últimas 24 horas, Alemania ha sumado 2.866 casos nuevos de coronavirus y 269 fallecidos, lo que eleva el balance a 130.450 personas contagiadas y 3.569 víctimas mortales por la pandemia.

Por regiones, Baviera sigue siendo la más afectada de Alemania, con 35.142 contagiados y 1.049 fallecidos, seguida por Renania del Norte-Westfalia, con 26.383 contagios y 663 muertos; Baden-Wuerttemberg, con 25.881 casos y 802 decesos; Renania-Palatinado, con 5.087 personas contagiadas y 87 víctimas mortales; y Berlín, la capital, donde hay 4.848 positivos y 74 muertos.

CONFINAMIENTO HASTA EL 3 DE MAYO

El Gobierno alemán ha anunciado este miércoles que las medidas de restricción de movimientos quedan ampliadas hasta el próximo 3 de mayo, si bien ha confirmado que implementará un plan de flexibilización escalonada.

Dicho plan incluye la reapertura de librerías y otros comercios minoristas con locales de hasta 800 metros cuadrados de superficie a partir del lunes, así como los puntos de venta de automóviles y bicicletas, según han indicado fuentes gubernamentales a la agencia de noticias DPA.

Las bibliotecas y los parques zoológicos y botánicos podrán volver a recibir público, aunque en todos estos casos habrá que mantener estrictas medidas de distanciamiento interpersonal e higiene para minimizar los riesgos de contagio del coronavirus.

En relación con los servicios que requieren una mayor "proximidad física", como las peluquerías, el Gobierno prevé su reapertura a partir del 4 de mayo y mediante el uso de equipos de protección personal.

Los restaurantes, bares y pubs deben permanecer cerrados y los hoteles seguirán estando "disponibles sólo para fines necesarios y expresamente no turísticos".

Las reuniones en iglesias, mezquitas y sinagogas, así como las celebraciones y eventos religiosos y las reuniones de otras comunidades religiosas seguirán prohibidas, según el acuerdo alcanzado por el Gobierno federal y las autoridades locales.

Asimismo, los colegios reabrirán sus puertas a partir del 4 de mayo, mientras que los eventos deportivos y culturales seguirán prohibidos hasta el 31 de agosto.

LA OPOSICIÓN CRITICA EL LEVANTAMIENTO DE MEDIDAS

El partido opositor y ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) no ha tardado en criticar la propuesta del Gobierno para levantar las medidas de restricción.

El portavoz de la formación en el Parlamento, Joerg Meuthen, ha aseverado que las "medidas para retirar las restricciones por el coronavirus son incomprensibles y contradictorias".

Así, ha expresado que no puede comprender por qué los restaurantes e iglesias deben permanecer cerrados mientras otros negocios e instalaciones pueden reanudar sus operaciones.

"Si la gente es capaz de mantener la higiene y las medidas de distanciamiento en el supermercado, la panadería o la gasolinera y los concesionarios, que abrirán dentro de poco, entonces podrán hacerlo en restaurantes e iglesias", ha afirmado.

En este sentido, ha alertado de que muchos pequeños negocios sufren dificultades para sobrevivir a las medidas de confinamiento impuestas por la pandemia y ha pedido que los restaurantes puedan abrir lo antes posible siempre y cuando se mantengan medidas de distanciamiento e higiene.

"Uno no vive solo de pan. Los servicios religiosos pueden ofrecer consuelo y esperanza en tiempos de crisis", ha defendido.