Publicado 26/04/2020 2:00:16 +02:00CET

Alemania.- Un tribunal alemán fundamenta la cadena perpetua a una integrante de una célula neonazi

Alemania.- Un tribunal alemán fundamenta la cadena perpetua a una integrante de
Alemania.- Un tribunal alemán fundamenta la cadena perpetua a una integrante de - TOBIAS HASE/DPA - Archivo

MÚNICH, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal alemán ha dado a conocer este sábado su fundamentación a la cadena perpetua decretada contra Beate Zschaepe, la principal acusada en el macrojuicio a la célula neonazi NSU, considerada responsable de la serie de violencia ultraderechista más sangrienta en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

Zschaepe fue acusada por el asesinato de ocho inmigrantes turcos, uno griego y una policía alemana entre 2000 y 2007, así como por la comisión de dos atentados con bomba como miembro de la célula neonazi.

Así, el Tribunal Regional Superior de Múnich ha considerado que la contribución de la miembro en los atentados había sido "objetivamente sustancial", aunque el veredicto aún debe de ser revisado por el Tribunal Superior de Justicia de Alemania ya que la sentencia de 2018 se basó exclusivamente en pruebas circunstanciales.

En los fundamentos, el Tribunal de Múnich asegura de Zschaepe planeó los atentados junto con otros dos compañeros y que se le encargó "crear un refugio seguro" mientras cometían los delitos.

El caso, que empezó a juzgarse en 2013, reveló también graves errores policiales y de los servicios de inteligencia alemanes al dirigir las pesquisas de su investigación hacia el entorno de las víctimas y no detectaron una posible motivación racista en los delitos.

La justicia también dictó una pena de cárcel de 10 años para Ralf W., acusado de conseguir armas para la el grupo Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), que la llamada "novia nazi" integraba junto a dos compañeros que se quitaron la vida en 2011, Uwe Mundlos y Uwe Boehnhardt.

En el país llegó a hablarse de "desastre histórico sin precedentes" porque, entre otras cosas, se destruyeron documentos de relevancia antes de que concluyeran las investigaciones y se subestimó la amenaza que suponía la ultraderecha en Alemania.

En 2012, en una ceremonia de homenaje a las víctimas, la canciller alemana, Angela Merkel, pidió perdón a los familiares de los fallecidos y calificó los asesinatos de "una vergüenza para nuestro país", a la que vez que recalcó que un episodio similar no podía volver a repetirse. En Alemania, la pena de cadena perpetua se corresponde con una privación de la libertad por tiempo indeterminado, pero al menos durante 15 años.

Contador