Almagro anuncia la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua por su deriva a la dictadura

Luis Almagro
REUTERS / STRINGER . - Archivo
Publicado 28/12/2018 10:07:32CET

   Reclama a Ortega que recupere la "dignidad revolucionaria" y asuma la responsabilidad por los abusos de las fuerzas de seguridad

   WASHINGTON, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha anunciado el inicio de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua por la deriva hacia la dictadura que ha tomado el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, un proceso que podría llevar a la suspensión de la participación del país centroamericano en este organismo iberoamericano.

   "Es inevitable, nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua", ha asegurado Almagro, en su intervención este jueves ante el Consejo Permanente de la OEA, en la sede del organismo en Washington. "La solución a la falta de democracia y de Derechos Humanos en Nicaragua es un asunto de la región entera", ha subrayado.

   Almagro ha hecho hincapié en que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, al que ha definido como "uno de los últimos revolucionarios de América Latina", "ha elegido el camino del autoritarismo" y de "la represión" para seguir en el poder.

   "El mismo revolucionario que ayudó a acabar con la dictadura familiar y entregó el poder de manera pacífica y democrática hoy no asume la responsabilidad del Estado por los asesinatos extrajudiciales, las torturas, por mantener a presos políticos e intimidar y perseguir a ciudadanos supuestos terroristas que no están de acuerdo con su Gobierno", ha explicado.

   Tras recalcar que "el Estado de derecho es la esencia misma de la democracia porque es el fundamento mismo de la preservación de garantías, libertades y derechos", Almagro ha asegurado que los nicaragüenses "han sido despojados de todos los mecanismos y medios de denuncia".

LOS NICARAGÜENSES NO PUEDEN DEFENDERSE

   En su opinión, los nicaragüenses se han quedado sin mecanismos para denunciar y defenderse porque se ha producido la "cooptación" del poder judicial y una "criminalización de la sociedad civil defensora de los Derechos Humanos", que ha llevado a la expulsión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y al Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) por su denuncia de la grave situación que vive el país.

   "Esta acción nos obligará a buscar la justicia internacional y la justicia universal de los Derechos Humanos nos obliga a acciones concretas", ha señalado Almagro, antes de recalcar que "ninguna revolución deja a la gente con menos derechos que cuando empezó", algo que sí sucede con "todas las dictaduras".

   "El MESENI y el GIEI fueron a Nicaragua a investigar no para favorecer la versión oficial trabajaron para abogar por los intereses de las víctimas de un gobierno que viene adoptando rasgos de dictadura", ha afirmado el secretario general de la OEA, en referencia al trabajo de los expertos enviados a evaluar la situación en el país centroamericano.

"NO PIERDAN LA DIGNIDAD REVOLUCIONARIA"

   "Ya han perdido la credibilidad ante la comunidad internacional, no pierdan la dignidad revolucionaria que alguna vez tuvieron", ha señalado posteriormente, dirigiéndose al embajador de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado. "No se escuden en discursos infantiles para esconder violaciones de Derechos Humanos", ha afirmado. "Nadie creerá las palabras de quien usa ese lenguaje para apañar la tortura", ha apostillado.

   El secretario general de la OEA ha subrayado que el organismo iberoamericano no puede permanecer sin hacer nada ante la situación en Nicaragua. "Cuando los líderes caen en el precipicio de la dictadura y no se dan cuenta o no se quieren dar cuenta, la OEA debe actuar. La OEA existe y siempre existirá para proteger y estar al lado de las víctimas y de los derechos de los pueblos en este caso del pueblo nicaragüense", ha recalcado.

   Almagro ha explicado que en Nicaragua "se ha llegado a un límite en el que la responsabilidad de sostener y mantener la democracia" se traslada al "sistema de pesos y contrapesos de la comunidad internacional, en específico de la comunidad interamericana".

   "La solución es todavía política y democrática y contamos con los instrumentos normativos interamericanos para abordarlos y que para bien o para mal los incluye a ustedes", ha afirmado, dirigiéndose de nuevo al embajador de Nicaragua. "El futuro de Nicaragua no puede ser uno con un Ortega dictador que bueno sería con un Ortega demócrata", ha indicado.

   Almagro ha dicho que el inicio de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, que podría abocar a la suspensión de Nicaragua en la OEA, abre también un camino para que el Gobierno de Ortega "reconsidere sus acciones". "La carta así lo prevé. Quisiera aferrarme a esa última esperanza, la esperanza de que el Gobierno nicaraguense recupere la dignidad revolucionaria, la dignidad de la autocrítica, la dignidad de buscar la verdad, reconocerla y hacerla responsable".

   Por último, ha explicado que la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana viene acompañada por una serie de acciones, como solicitar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos denuncie los crímenes cometidos en Nicaragua, que se informe al Consejo de Seguridad de la ONU sobre los hechos y que si se siguen cometiendo "crímenes de lesa humanidad", se aplique "el concepto de justicia universal" con los funcionarios responsables de dichos crímenes.

Contador