Publicado 16/09/2021 17:37CET

Amnistía Internacional insta al poder legislativo de EEUU a proteger el acceso al aborto tras la prohibición en Texas

Protesta contra la restrictiva ley contra el aborto en Texas.
Protesta contra la restrictiva ley contra el aborto en Texas. - Bob Daemmrich/ZUMA Press Wire/dp / DPA

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha instado este jueves al poder legislativo en Estados Unidos a proteger el acceso al aborto después de que el estado de Texas aprobara una restrictiva ley que prohíbe dicha práctica a partir de las seis semanas de embarazo.

Tal y como ha indicado la organización en un comunicado, dicha legislación tendrá "efectos devastadores para la salud sexual y reproductiva, así como los Derechos Humanos de las mujeres, niñas y otras personas que puedan quedarse embarazadas en dicho estado".

"La prohibición pone en grave peligro vidas al penalizar la prestación de una atención de la salud esencial", ha declarado la secretaria general de AI, Agnès Callamard, que ha hecho hincapié en la importancia de "condenar en términos inequívocos" dicha ley, dado que "revierte la protección del bienestar y los derechos" de las mujeres.

Para AI es motivo de "extrema preocupación" no solo el hecho de que esta prohibición "tendrá graves consecuencias para el acceso al aborto en Texas" sino también "porque sienta un precedente peligroso para otros estados".

Callamard ha alertado de que podría suponer una "estrategia a largo plazo de quienes se oponen a esta práctica para privar a las mujeres, las niñas y otras personas que pueden quedarse embarazadas de su autonomía reproductiva y sus derechos sexuales y reproductivos".

"Ante esta amenaza, el Congreso debe actuar con urgencia para proteger el acceso al aborto en la legislación federal", ha dicho. En una decisión adoptada por 5 votos a favor y 4 en contra, el Tribunal Supremo de Estados Unidos se negó a bloquear la entrada en vigor de la ley sobre el aborto de Texas, aduciendo que su fallo se basaba en motivos de procedimiento y no en la constitucionalidad de la ley.

La prohibición del aborto en Texas es ahora la legislación sobre el aborto más restrictiva del país. La negativa del Tribunal Supremo estadounidense a intervenir sienta "un precedente para los detractores del aborto en otros estados", que aprovecharán para eludir de hecho la doctrina de Roe v. Wade, la sentencia de la Corte Suprema que garantiza el derecho a acceder a aborto legal y sin riesgos.

UNA PROHIBICIÓN CASI TOTAL

La ley prohíbe el aborto a partir de las seis semanas de embarazo, antes de que la mayoría de las personas sepan siquiera que están embarazadas, tal y como ha asegurado AI. Además, incluye una disposición sin precedentes que permite que particulares interpongan demandas para que se aplique la prohibición.

En este sentido, establece una "compensación económica de 10.000 dólares, más costos judiciales, a toda persona que demande con éxito a quien preste servicios de aborto o a quien ayude o contribuya a que se lleve a cabo un aborto después de las seis semanas de embarazo".

Esto significa que las clínicas y su personal podrían ser objeto de demandas, así como los familiares o amigos de las pacientes, entre otros. "Al autorizar que ciudadanos particulares demanden a cualquier persona que 'ayude o contribuya' en un aborto después de la fase de seis semanas, la ley penaliza a profesionales médicos, activistas del derecho al aborto, familiares, amistades y otras personas que presten apoyo a mujeres, niñas y otras personas que traten de acceder al aborto", ha lamentado Callamard.

A su vez, ha señalado que esto crea un "clima de temor e intimidación al alentar a la ciudadanía a buscar recompensas monetarias por controlar los derechos de los demás". En los últimos 25 años, más de 50 países han modificado su legislación para permitir mayor acceso al aborto, en ocasiones reconociendo que el acceso al aborto sin riesgos es fundamental para la protección de la vida, la salud y los derechos humanos de las mujeres, niñas y otras personas que pueden quedarse embarazadas.

"Mientras países como Argentina e Irlanda han logrado avances históricos en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres al despenalizar el aborto en los últimos años, seguidos de la sentencia progresista de la Suprema Corte de Justicia de México de 7 de septiembre, Estados Unidos ha retrocedido", ha sostenido.