Publicado 28/09/2021 04:35CET

AMP.- Afganistán.- La Fiscalía del TPI pide retomar su investigación sobre Afganistán tras el cambio de régimen

Khan quiere centrarse en abusos de los talibán y Estado Islámico y dejar de lado crímenes atribuibles a fuerzas extranjeras

Estados Unidos acoge la petición "con satisfacción" y se muestra "preocupado" por la situación de los Derechos Humanos en el país

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) ha solicitado formalmente reanudar su investigación por los posibles abusos cometidos en Afganistán ya que, aunque accedió en 2020 por petición del Gobierno de Ashraf Ghani, ha habido "un cambio significativo de las circunstancias" tras el ascenso de los talibán al poder.

La corte autorizó el 5 de marzo de 2020 a la oficina de Fatou Bensouda investigar si se habían cometido crímenes de guerra durante la guerra de Afganistán, un permiso que fue recibido con duras críticas por parte del Gobierno de Estados Unidos, que incluso sancionó a la anterior fiscal del TPI por sentirse señalado en las sospechas.

El 26 de marzo de 2020, el Gobierno de Ghani instó al tribunal de La Haya a dejar cualquier pesquisa en manos de las autoridades afganas, lo que llevó a la paralización de las investigaciones y a una fase de colaboración "constructiva" que saltó por los aires el 15 de agosto de este año, cuando los talibán se hicieron con el control de Kabul.

"Los acontecimientos recientes en Afganistán y el cambio de autoridades nacionales representan un cambio significativo de las circunstancias", ha explicado el actual fiscal jefe del TPI, Karim Khan, que en junio de este año sucedió a Bensouda y tiene ahora en su mano decidir el camino a seguir.

Khan ha apuntado en un comunicado que "no hay perspectivas de que haya investigaciones genuinas y efectivas" a nivel nacional, dejando claro que no se trata de que Afganistán no pueda asumir este tipo de casos, sino que no es posible "en estos momentos".

LOS TALIBÁN Y ESTADO ISLÁMICO

El fiscal sí ha matizado, sin embargo, que centrará sus investigaciones en los crímenes que hayan podido cometer los talibán y la filial de Estado Islámico, lo que implica restar prioridad a "otros aspectos" como podrían ser abusos atribuibles a las fuerzas militares extranjeras, por ejemplo las estadounidenses.

"La gravedad, magnitud y continuidad de los supuestos crímenes de los talibán y Estado Islámico (...) requiere que mi oficina dedique la atención y los recursos adecuados si queremos construir casos creíbles capaces de quedar probados más allá de toda duda en un tribunal", ha esgrimido Khan.

El fiscal incluye entre sus sospechas "ataques indiscriminados sobre civiles, ejecuciones extrajudiciales, persecución de mujeres y niñas, crímenes contra los niños y otros crímenes que afectan a la población civil en su conjunto". En este sentido, ha prometido que trabajará para depurar responsabilidades: "Las víctimas y los supervivientes en Afganistán no se merecen menos".

ESTADOS UNIDOS LO ACOGE "CON SATISFACCIÓN"

Por su parte, el Departamento de Estado estadounidense ha afirmado que recibe esta noticia "con satisfacción" pues ha asegurado sentirse "profundamente preocupado" por la situación actual de los Derechos Humanos en Afganistán, incluyendo "denuncias de atrocidades".

"Hemos enfatizado constantemente, al igual que la comunidad internacional, la importancia del respeto de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales por parte de cualquier Gobierno de Afganistán", ha aseverado la portavoz del Departamento Jalina Porter durante una conferencia de prensa.

Entre estos derechos fundamentales, Porter ha incluido la libertad de expresión, la promoción y protección de los derechos de las mujeres y las niñas, así como las de otros grupos étnicos y religiosos minoritarios.

"Nos complace ver que el TPI prioriza sus recursos para concentrarse en las mayores acusaciones y crímenes atroces. También nos hemos opuesto durante mucho tiempo al intento del TPI de afirmar la jurisdicción sobre los nacionales de partes no estatales como los Estados Unidos sin el consentimiento del estado o una remisión del Consejo de Seguridad de la ONU", ha zanjado la portavoz.

Contador