Publicado 13/11/2020 15:04CET

AMP.- Afganistán.- Al menos 14 militares y policías afganos muertos en un ataque talibán a una base militar en Kunduz

Policías en Afganistán
Policías en Afganistán - 2017 GETTY IMAGES / ANDREW RENNEISEN - Archivo

Afganistán anuncia la muerte de cerca de cien talibán en combates en Kandahar

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Al menos 14 miembros de las fuerzas de seguridad afganas han muerto (doce militares y dos policías) y otros once han resultado heridos durante un ataque perpetrado por los talibán contra una base militar de la provincia de Kunduz, en el norte del país, a última hora de este jueves.

El ataque ocurrió concretamente contra la base militar de Bala Hisar, en la localidad de Imán Sahib. Los talibán consiguieron hacerse temporalmente con el control de la base tras su primer asalto, en el murieron los doce militares y otros nueve resultaron heridos.

Poco después, dos policías fallecieron y otros dos resultaron heridos al estallar una bomba al paso de su vehículo cuando se dirigían a auxiliar al Ejército en esta base, considerada estratégica para los intereses de las fuerzas del Gobierno de Afganistán en la provincia, según han informado fuentes de seguridad a la cadena afgana Tolo TV.

Las mismas fuentes han informado de que la respuesta de las fuerzas de seguridad consiguió recuperar la base en un contraataque que ha costado la vida o herido a una decena de insurgentes. Los talibán no se han pronunciado todavía sobre el ataque.

El Ministerio de Defensa afgano ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que diez talibán han muerto y cinco han resultado heridos en los combates y ha agregado que "un gran número de sus armas y municiones han sido destruidos".

Asimismo, ha asegurado que cerca de cien talibán, incluidos nueve "comandantes" han muerto en enfrentamientos en el distrito de Zherai, ubicado en la provincia de Kandahar (sur), unos combates sobre los que los insurgentes no se han pronunciado por el momento.

Por otra parte, al menos cuatro militares han muerto y cinco han resultado heridos en un ataque con coche bomba ejecutado a primera hora de este viernes contra una base militar en la localidad de Paghman, provincia de Kabul.

Los ataques llegan en un momento en el que país está sufriendo un repunte de la violencia a pesar de que el Gobierno y los talibán están inmersos en unas conversaciones de paz en Doha, la capital de Qatar. Los insurgentes se han negado a declarar un alto el fuego y han incrementado sus ataques.

En este contexto, un informe del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) estadounidense indicó la semana pasada que el número de ataques diarios en el país durante el tercer trimestre del año fue un 50 por ciento superior a los perpetrados en el trimestre anterior.

FALTA DE AVANCES EN DOHA

El presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá, ha lamentado durante la jornada la falta de progresos en las negociaciones. "¿Cuál es el sentido de la presencia del equipo negociador (gubernamental) si los conflictos se están intensificando?", se ha preguntado.

El ex primer ministro, que ha recalcado que no se ha adoptado una decisión para retirarse de los contactos, ha criticado que "las conversaciones no hayan tenido impacto alguno en la reducción de la violencia y la mejora de la situación de seguridad".

"Tenemos una postura unida en un punto, que es que el país necesita paz. Sabemos que la paz no implica volver a los días oscuros, no significa volver a recuerdos amarcos para el pueblo de Afganistán, pero implica encontrar un camino común para vivir en paz, pese a tener visiones diferentes", ha argüido.

En este sentido, ha hecho hincapié en que "no hay ganador en la guerra y no hay vencedor en una paz inclusiva". "Creo en ello. No hay perdedor en una paz en la que todo el mundo sea incluido y que sea propiedad de los afganos. Ambas partes deben tener esto en mente", ha zanjado.

Contador