Publicado 10/02/2021 15:44CET

AMP.- Afganistán.- Muere un alto cargo de la Policía de Afganistán en un atentado en Kabul

Control de la Policía en Afganistán
Control de la Policía en Afganistán - ROHULLAH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un alto cargo de la Policía de Afganistán ha muerto este miércoles a causa de una explosión registrada en la capital, Kabul, en medio de una nueva jornada de atentados en la ciudad, sacudida por hasta tres deflagraciones a primera hora del día.

El vicepresidente primero de Afganistán, Amrulá Salé, ha confirmado la muerte de Mohamadzai Kochi, jefe de la Policía en el Distrito Policial 5 (PD5) de la capital, un ataque en el que han muerto también dos de sus guardaespaldas. "Nos tomaremos la venganza", ha advertido Salé.

Así, el ministro del Interior afgano, Masud Andrabi, ha destacado que Kochi "era uno de los oficiales de la Policía valientes que trabajaban día y noche por la seguridad de la población de Kabul", según ha recogido la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Por otra parte, otra bomba ha estallado al paso de un vehículo policial en Paghman, sin causar víctimas, mientras que cuatro personas han resultado heridas por el estallido de otra bomba en el área de Qouai Marzak, en el centro de la capital.

Asimismo, al menos nueve miembros de las fuerzas de seguridad murieron y otros cinco resultaron heridos en un ataque ejecutado a última hora del martes por supuestos miembros de los talibán en la provincia de Nimroz (suroeste), tal y como han confirmado este miércoles las autoridades.

Nematulá Sediqi, miembro del consejo provincial de Nimroz, ha indicado que el ataque fue ejecutado contra un puesto de control en la aldea de Muar, situada en el distrito de Jash Rod, al tiempo que ha manifestado que "un talibán ha muerto" y que tres agentes fueron secuestrados por los insurgentes.

Estos ataques han tenido lugar un día después de la muerte de cuatro funcionarios del Ministerio de Rehabilitación y Desarrollo Rural de Afganistán en un ataque contra su vehículo en Kabul. También durante la jornada del martes murió un civil que trabajaba como conductor para el Ministerio de Exteriores tras explotar una bomba al paso de su vehículo.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Afganistán ha anunciado a través de su cuenta en la red social Twitter la muerte de 18 presuntos talibán en operaciones llevadas a cabo en martes en las provincias de Kunduz y Uruzgán.

Afganistán ha experimentado un repunte de la violencia durante los últimos meses a pesar del acuerdo entre los talibán y Estados Unidos en febrero de 2020 y de las conversaciones de paz entre el grupo y el Gobierno afgano, cuyas delegaciones pactaron en diciembre la 'hoja de ruta' para el proceso.

En este sentido, el presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha achacado a los talibán la falta de avances en las conversaciones y ha dicho que los contactos llevan estancados desde hace tres semanas, tal y como ha recogido la cadena de televisión afgana Ariana.

"Si se trata de acelerar el proceso (de paz), es nuestra responsabilidad, pero estamos en una situación en la que, si bien la parte negociadora no ha interrumpido las negociaciones, no están teniendo lugar negociaciones", ha dicho, antes de apuntar que "los talibán pueden poner lo que quieran encima de la mesa de negociaciones".

"La paz no es un asunto personal para algunas personas. Los talibán deberían sentarse en la mesa de negociación y plantear sus asuntos. Un Gobierno de transición no es el objetivo de un futuro deseable aceptable para todos", ha remachado.

Los talibán afirmaron a finales de enero que el Gobierno de Afganistán "es el único obstáculo" en las conversaciones de paz que se desarrollan en la capital de Qatar, Doha, y recalcaron su compromiso con el acuerdo de paz firmado en febrero de 2020 con Estados Unidos, tras las dudas expresadas por Washington sobre el cumplimiento del mismo por parte de los insurgentes.