Publicado 16/11/2020 20:40CET

AMP.- Afganistán.- Los talibán lanzan una nueva ofensiva contra un distrito en el norte de Afganistán

Combatientes talibán entregan sus armas en Herat
Combatientes talibán entregan sus armas en Herat - GETTY IMAGES / MAJID SAEEDI - Archivo

Los combates continúan a pesar de las negociaciones de paz en marcha en Doha

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los talibán han lanzado una nueva ofensiva contra un distrito situado en la provincia afgana de Kunduz (norte) que habría permitido a los insurgentes tomar parte del mismo, según han confirmado este lunes las autoridades del país centroasiático.

El portavoz del gobierno provincial, Esmatulá Moradi, ha señalado que al menos tres miembros de las fuerzas de seguridad y ocho talibán han muerto en los enfrentamientos en el distrito de Dasht-e-Archi, antes de agregar que los combates continúan activos en la zona.

Moradi ha resaltado que las fuerzas de seguridad han contado con apoyo aéreo durante los combates, que se concentran en la zona central del distrito, según ha informado la cadena de televisión afgana Ariana.

Yusuf Ayubi, jefe del consejo provincial, ha indicado que los talibán han tomado el distrito, si bien otras fuentes oficiales han dicho que los combates aún continúan, especialmente en torno a las sedes del gobierno provincial y la comisaría de Policía.

El Ministerio del Interior afgano ha subrayado que las fuerzas de seguridad aún controlan el distrito, mientras que el Ministerio de Defensa ha agregado que han sido enviados refuerzos a la zona. "La zona será limpiada de talibán pronto", ha añadido.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa ha manifestado que los talibán han sido "derrotados" en varios distritos de la provincia de Kandahar (sur), tras unos enfrentamientos en los que han muerto "más de cien" insurgentes, incluido el 'vicegobernador' provincial en la sombra del grupo.

NEGOCIACIONES DE PAZ

Los combates se enmarcan en un repunte de la violencia en el país a pesar de que el Gobierno y los talibán están inmersos en unas conversaciones de paz en Doha, la capital de Qatar. Los insurgentes se han negado a declarar un alto el fuego y han incrementado sus ataques.

En este sentido, el presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá, lamentó el viernes la falta de avances en Doha y criticó que "las conversaciones no hayan tenido impacto alguno en la reducción de la violencia y la mejora de la situación de seguridad".

Abdulá ha resaltado este mismo lunes que el histórico acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibán, firmado el 29 de febrero, "no puede ser la base de todas las discusiones". "La comunidad afgana quiere una paz que represente las visiones de todo el pueblo de Afganistán", ha dicho.

En este sentido, ha advertido de que el país podría ver cómo la guerra se prolonga durante años si no hay un acuerdo entre las delegaciones negociadoras en Doha. "Si los talibán deciden continuar la guerra y no muestran ninguna flexibilidad, será la continuación de la guerra durante muchos años", ha explicado.

Así, ha indicado en declaraciones concedidas a la cadena de televisión afgana Tolo TV que los países de la región quieren que se logre la paz, tras sus visitas a Pakistán, Irán y Uzbekistán, antes de agregar que todos estos gobiernos "han asegurado que no actuarán como en el pasado, no tendrán preferencias en Afganistán y aceptarán la paz que sea aceptable para los afganos".

El ex primer ministro afgano ha señalado además que la posibilidad de una retirada anticipada de las tropas estadounidenses de Afganistán, algo defendido por el presidente del país norteamericano, Donald Trump, "es una decisión de Estados Unidos". "Veremos si la decisión se adopta en enero o antes", ha remachado.

POSIBLE REPLIEGUE ANTICIPADO DE EEUU

Fuentes oficiales citadas por la cadena de televisión estadounidense CNN han apuntado este mismo lunes que Trump podría dar orden esta misma semana para acelerar el repliegue en Afganistán e Irak de cara a su salida del cargo el 20 de enero, si bien por el momento no hay confirmación oficial sobre este extremo.

Estas fuentes han resaltado que el Departamento de Defensa ha trasladado una "orden de advertencia" a varios comandantes para empezar a planificar el repliegue, que contempla la retirada de soldados hasta que queden 2.500 en ambos países de cara al 15 de enero de 2021. En estos momentos hay 4.500 militares en Afganistán y 3.000 en Irak.

La decisión habría sido adoptada después de que el presidente estadounidense cesara la semana pasada al jefe del Pentágono, Mark Esper, que se oponía a esta retirada anticipada. El cese de Esper supuso la dimisión en cascada de la cúpula civil del Departamento de Defensa.

El secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, trasladó en un mensaje publicado el viernes que Washington debe mantener su lucha contra Al Qaeda y otras organizaciones terroristas, si bien apostó por un repliegue. "La guerra no ha terminado", dijo, al tiempo que sostuvo que "todas las guerras deben terminar". "Lo dimos todo. Es momento de volver a casa", zanjó.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, recalcó en octubre que los países de la Alianza consultarán y decidirán "juntos" cuándo es el momento de retirarse de Afganistán, después de que Trump abogara por completar el repliegue de tropas estadounidense antes de Navidad.

El acuerdo firmado por Washington y el grupo insurgente contemplaba la retirada de 8.600 militares estadounidenses en el plazo de 135 días desde la firma y la retirada total de las tropas en un plazo de 14 meses.

El número de tropas de Estados Unidos en Afganistán ya se redujo a 8.600 en julio, como parte del acuerdo que Washington y los talibán firmaron el 29 de febrero, que abrió la puerta a un proceso de conversaciones directas entre los insurgentes y el Gobierno afgano que ya está en marcha en la capital de Qatar.

Contador