Publicado 27/04/2020 18:42:34 +02:00CET

AMP.- A.Saudí.- Arabia Saudí pone fin a las ejecuciones de los condenados por crímenes cometidos cuando eran menores

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Arabia Saudí ha publicado este domingo un decreto anunciado que pone fin a las ejecuciones de aquellas personas acusadas de delitos cuando eran menores de edad, sustituyéndolas por penas privativas de libertad de no más de diez años a cumplir en centros de detención de menores.

La Comisión Saudí de Derechos Humanos (HRCS, por sus siglas en inglés) ha publicado un comunicado en el que se congratula por la decisión tomada por las autoridades del reino, ya que el decreto, ha dicho, "ayuda a modernizar el Código Penal" del país.

"Este es un día importante para Arabia Saudí, hecho posible por el rey Salmán y el príncipe heredero, Mohamad bin Salmán", ha indicado el presidente del organismo, Auad al Auad.

"Este decreto nos ayuda a establecer un Código Penal más moderno y demuestra el compromiso del reino tras varias reformas clave en todos los sectores de nuestro país como parte de la Visión 2030, supervisada directamente por el príncipe heredero", ha destacado.

Asimismo, el presidente del organismo--respaldado por el Estado saudí--, ha apuntado que "habrá más reformas" y se ha mostrado "convencido" de que el país "cumplirá su objetivo de crear una mejor calidad de vida para todos sus ciudadanos y residentes" en el marco de su continuado flujo de reformas.

Esta decisión se ha tomado días después de que el Tribunal Supremo de Arabia Saudí haya decretado eliminar el castigo por flagelación del sistema judicial, por penas de prisión, multas, o una combinación de ambas.

En este sentido, la HRCS ha subrayado que ambas decisiones "reflejan que Arabia Saudí está avanzando en la aplicación de reformas clave en materia de Derechos Humanos, incluso ante las dificultades impuestas por la pandemia de Covid-19 y las medidas sociales adoptadas para evitar su propagación".

El propio Al Auad indicó que la eliminación de los latigazos "supone un paso hacia adelante en la agenda de Derechos Humanos de Arabia Saudí" e hizo hincapié en que "sólo es una de las 70 reformas" en este campo durante los últimos cinco años.

"Si bien estas reformas mejoran las vidas de un amplio rango de beneficiarios, incluidas las mujeres, los trabajadores, los jóvenes y los ancianos, todas emanan del mismo deseo de lograr una mejor vida para todos los ciudadanos y residentes del reino", remachó.

AUMENTO DE LAS EJECUCIONES

El anuncio de estas modificaciones han tenido lugar después de que la organización no gubernamental Amnistía Internacional denunciara que Arabia Saudí había ejecutado a una cifra récord de personas durante 2019, en contra de la tendencia global.

La ONG destacó que China e Irán encabezan la 'lista negra' de la pena de muerte que elabora anualmente que, pese a reflejar un descenso del cinco por ciento en la cifra de ejecuciones --hasta niveles de hace una década--, constata de nuevo un aumento en países como Arabia Saudí, que cerró el año 2019 con la inédita cifra de 184 casos.

Así, detalló que las autoridades saudíes habían ajusticiado durante el año pasado a 184 personas, incluida una por crímenes que había cometido cuando era menor de edad, en comparación con las 149 ejecuciones del año anterior.

Estas cifras contrastan con la Visión 2030 desvelada en 2018 por el príncipe heredero, que dio el pistoletazo de salida para una serie de reformas para integrar a la mujer en la sociedad y ampliar ligeramente el espectro de libertades en el país asiático.

PROCESO DE REFORMAS

Riad ha anunciado medidas para integrar a la mujer en el sector laboral y para permitirlas conducir por primera vez en la historia del país, si bien las cifras de activistas y opositores detenido han seguido siendo elevadas.

A pesar de las reformas, las mujeres siguen haciendo frente a numerosas restricciones en el país, especialmente relacionadas a la forma de vestir y sus relaciones sociales con otros hombres, por lo que se ha denunciado que las medidas son meramente cosméticas.

El propio Bin Salmán prometió un Islam "moderado y abierto" en el país, dominado por el wahabismo, una rama extremadamente conservadora dentro del sunismo. "Estamos volviendo a lo que fuimos, un país de Islam moderado que está abierto a todas las religiones del mundo", dijo.

Esta corriente religiosa perteneciente a la rama suní del Islam está inspirada en las enseñanzas de Muhamad ibn Abdel Wahab, quien formuló una aplicación rigorista de la religión basada únicamente en el Corán y los 'hadices' (tradiciones relacionadas con las enseñanzas y los actos de Mahoma y sus discípulos) y elogió la 'yihad' violenta.

El wahabismo es aplicado como religión de estado --pese a ser considera casi herética por múltiples corrientes musulmanas-- en base a la unión político-religiosa entre Abdel Wahab y la tribu Al Saud, que se haría con el poder en la península Arábiga y crearía el actual Estado.

A partir del wahabismo han surgido algunos de los grupos extremistas suníes más activos en la actualidad, tales como la organización terrorista Al Qaeda y otras organizaciones salafistas.