Publicado 02/03/2021 11:38CET

AMP.- A.Saudí.- RSF denuncia en Alemania por crímenes contra la humanidad al príncipe heredero de Arabia Saudí

Archivo - El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán
Archivo - El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán - -/Saudi Press Agency/dpa - Archivo

En relación con el asesinato de Jashogi y la "detención arbitraria" de 34 periodistas

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Alemania contra el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, y otros altos cargos del país asiático por crímenes contra la humanidad en relación con el asesinato en 2018 del periodista Yamal Jashogi y la "detención arbitraria" de 34 reporteros en territorio saudí.

La ONG ha detallado que la denuncia, un documento de más de 500 páginas, revela la "naturaleza generalizada y sistemática" de la persecución contra los periodistas en el país y recoge los casos de 35 reporteros, incluido Jashogi, asesinado en octubre de 2018 en el interior del consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

Así, RSF ha manifestado que los periodistas "son víctimas de ataques generalizados y sistemáticos por motivos políticos" en Arabia Saudí, en el marco de una "política de Estado destinada a castigarles y silenciarles", antes de resaltar que los cinco demandados son "totalmente responsables" de esta situación.

Estas cinco personas son el propio Bin Salmán, Saud al Qahtani, asesor del príncipe heredero; el antiguo 'número dos' de los servicios de Inteligencia saudíes Ahmad Mohamed Asiri, sospechoso de supervisar el asesinato de Jashogi; Mohamad al Otaibi, cónsul en Estambul en el momento del suceso; y Maher Abdulaziz Mutreb, oficial de Inteligencia que encabezó el escuadrón responsable del asesinato.

"Los responsables de la persecución de periodistas en Arabia Saudí, incluido el asesinato de Jashogi, deben rendir cuentas por sus crímenes", ha dicho el secretario general de RSF, Christophe Deloire, quien ha pedido a la Fiscalía alemana que "adopte una posición y abra una investigación en torno a los crímenes revelados".

"Nadie debe estar por encima del Derecho Internacional, especialmente cuando hay en juego crímenes contra la humanidad", ha señalado Deloire, quien ha hecho hincapié en que "la necesidad urgente de justicia está en el debe desde hace mucho".

En este sentido, Deloire ha defendido durante una rueda de prensa por videoconferencia que el objetivo es "denunciar una política de ataques generalizados y sistemáticos", entre ellos asesinato, torturas, violencia sexual y desapariciones forzosas.

El secretario general de RSF ha puntualizado que existe una "política de Estado" en Arabia Saudí que "viola claramente" la libertad de expresión de los periodistas, antes de incidir en que Bin Salmán cuenta con un "control total" del aparato de seguridad que está detrás de esta campaña de represión contra los reporteros en el país.

Deloire ha explicado además que la "opacidad" del "sistema represivo" es la "espina dorsal" del funcionamiento del mismo, al tiempo que ha resaltado que es "frustrante" que, pese al informe estadounidense implicando a Bin Salmán, "no haya rendición de cuentas ni justicia". "La impunidad no debe ser aceptada", ha dicho, al tiempo que ha insistido en que la denuncia presentada por RSF "busca completar el trabajo".

LOS TRIBUNALES "MÁS ADECUADOS"

Por su parte, el director de RSF en Alemania, Christian Mihr, ha señalado que la apertura oficial de una investigación criminal sería la primera de este tipo en el mundo, al tiempo que ha reclamado "la apertura de un análisis de situación, con la vista puesta en la apertura formal de una investigación y la emisión de órdenes de arresto".

"Creemos que los tribunales alemanes son los más adecuados para recibir esta demanda", ha manifestado Mihr, quien ha recordado que la semana pasada un tribunal de la ciudad de Coblenza condenó a cuatro años y medio de cárcel a un exagente de los servicios secretos de Siria por cargos de crímenes contra la humanidad, en el primer caso de este tipo desde el inicio de la guerra en 2011.

Mihr ha reiterado además que la denuncia "demuestra" que las autoridades saudíes, con Bin Salmán al frente, mantienen "una estrategia política para silenciar a los periodistas" y ha añadido que "el asesinato de Jashogi es la demostración de lo lejos que pueden llegar para aplicar este plan".

Antoine Bernard, de RSF, ha explicado además que una "razón clave" de la presentación de la misma ha sido "explorar vías innovadoras para hacer frente a los obstáculos a la Justicia al considerar los casos de forma individual", ya que "permite desvelar un sistema de naturaleza generalizada de ataques contra periodistas".

"HITO" Y "PASO IMPORTANTE"

Durante la videoconferencia, la relatora sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de Naciones Unidas, Agnes Callamard, ha aplaudido la decisión de acudir a los tribunales alemanes y ha resaltado que para ella "estuvo claro desde el principio" que el sistema judicial saudí no haría justicia debido a "presiones políticas".

El proceso judicial en Arabia Saudí concluyó en septiembre cuando, tras el proceso de apelaciones, fueron condenadas a penas de cárcel ocho personas, reduciendo así la pena de muerte dictada en diciembre de 2019 contra cinco de ellas. Figuras como Al Qahtani, Al Asiri y Al Otaibi fueron exonerados.

"La denuncia de RSF es un hito y un paso importante", ha valorado, al tiempo que ha argüido que "es un crimen internacional que recae sobre los parámetros de la justicia universal". "No hay motivos para no considerar el crimen contra Jashogi y contra otros periodistas en Arabia Saudí como parte del principio de jurisdicción universal", ha agregado.

En este sentido, ha señalado que es momento de adoptar "acciones más firmes" para "evitar un mayor deterioro de las violaciones de los Derechos Humanos". Callamard ha sostenido que Naciones Unidas ha puesto su foco en la prevención y ha reiterado que ello "implica adoptar acciones antes para evitar un mayor deterioro".

La relatora de la ONU ha resaltado que la denuncia "es importante más allá de Yamal y los 33 periodistas. "Es sobre cómo, como comunidad internacional, buscamos justicia y evitar un mayor deterioro de la situación en el mundo", ha zanjado.

La propia Callamard afirmó el lunes que "el Gobierno de Estados Unidos debería imponer sanciones contra el príncipe heredero (saudí) como ha hecho con otros responsables, concretamente contra sus posesiones personales".

"Vetar a los responsables de ordenar la ejecución de Yamal Jashogi es un paso importante hacia la justicia y clave para dar un mensaje claro de cara al futuro", afirmó, a través de un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook.

"NO PUEDEN ESCAPAR IMPUNES"

Entre los participantes ha estado también la pareja sentimental de Jashogi, Hatice Cengiz, quien ha dicho que "son necesarias acciones para castigar este crimen inenarrable" y ha añadido que los responsables "no pueden escapar impunes o volverá a pasar".

"Bin Salmán y los responsables deben saber que no pueden esconder sus crímenes para siempre", ha puntualizado. "Los líderes mundiales deben asegurarse de que el príncipe heredero no es aceptado y es castigado", ha reseñado, antes de hacer un llamamiento a que "se presenten más denuncias como la que se ha presentado en Alemania.

Cengiz solicitó el lunes que Bin Salmán sea castigado "sin demora" y dijo que el informe de Estados Unidos "no es suficiente, ya que la verdad sólo tiene sentido cuando sirve para que se haga justicia". Arabia Saudí ha rechazado las conclusiones y ha dicho que es una "evaluación negativa, falsa e inaceptable" que contiene "información y conclusiones inexactas".

Jashogi, un periodista crítico con la casa real saudí y que trabajaba para 'The Washington Post', desapareció el 2 de octubre de 2018 tras entrar en el consulado saudí en Estambul para gestionar unos documentos para poder casarse con Cengiz. Allí fue asesinado y descuartizado, sin que sus restos hayan sido hallados.