Publicado 10/06/2024 13:25

AMP.- Bélgica.- Bélgica contiene el auge de la ultraderecha y ganan nacionalistas en Flandes y liberales en Valonia

BRUSELAS, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Nueva Alianza Flamenca, N-VA, ha ganado las elecciones federales de este domingo en Bélgica, con el 16,7% de los votos en total, por delante de la ultraderecha de Vlaams Belang, que aspiraba a liderar por primera vez el movimiento flamenco, mientras que en Valonia ha triunfado Movimiento Reformador, con un 10,3% del total, y ahora la formación de gobierno dependerá de pactos entre un puñado de partidos.

El sistema belga donde las familias políticas tienen partidos espejo en Flandes y Valonia hace que el Ejecutivo dependa de una variada coalición de formaciones, aunque en principio se podría reeditar el gobierno actual que aglutina a siete partidos.

Los ultraconservadores nacionalistas de N-VA han cosechado 24 diputados en total, con el 25% de voto en Flandes, y aguanta frente al populista Vlaams Belang, que sube dos escaños, hasta los 20, pero no ha cumplido los pronósticos que apuntaban a un 'sorpasso' en Flandes. Detrás han quedado los socialistas flamencos, Vooruit, que crecen hasta los 13 escaños y los democristianos CD&V, con 11.

Hay que bajar al quinto puesto para encontrar a los liberales de Open Vld, que se dejan cinco escaños en estas elecciones, un batacazo que ha provocado la primera víctima en el primer ministro, Alexander De Croo, quien, visiblemente emocionado, anunció su intención de dimitir como líder del Ejecutivo. Este mismo lunes, el rey Felipe de Bélgica ha aceptado la dimisión aunque De Croo se quedará en funciones.

El contraste para los liberales ha sido Valonia, la región francófona de Bélgica, donde se ha hecho con la victoria su formación hermana Movimiento Reformador, con el 29,6% de los votos y 20 escaños, seis más de los actuales.

Por detrás de ellos, el Partido Socialista retrocede y obtiene 16 diputados, cuatro menos que en 2019, y suben los democristianos Les Engages, hasta los 14 representantes, esto es nueve más que en las últimas elecciones.

Los comicios confirman el derrumbe de las formaciones verdes, que se dejan 12 escaños en total entre Flandes y Valonia, mientras que gana peso el comunista Partido del Trabajo de Bélgica con 15 escaños en total y casi el 10% del total de los sufragios.

Así las cosas, pese al avance de la ultraderecha, la actual coalición de gobierno que lideraba hasta ahora De Croo con cuatro familias políticas – liberales, socialistas, democristianos y verdes-- y siete partidos tiene los números para reeditarse, si bien durante la campaña varias formaciones se han abierto a pactos con las fuerzas de Flandes, hasta ahora excluidas del gobierno federal.

Contador