Publicado 19/11/2020 16:59CET

AMP.- Bielorrusia.- La UE trabaja ya en nuevas sanciones a Bielorrusia para aumentar la presión sobre Lukashenko

BRUSELAS, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea trabaja en nuevas sanciones contra empresas e instituciones en el marco de la crisis de Bielorrusia con el objetivo de redoblar la presión sobre el Gobierno de Alexander Lukashenko, que ha elevado la represión contra las manifestaciones democráticas en el país.

Varias fuentes europeas confirman que el Servicio de Acción Exterior ha presentado una propuesta para un tercer paquete de restricciones en el grupo de trabajo correspondiente del Consejo de la UE, con la idea de aplicar nuevas medidas que afecten a una veintena de actores provenientes de distintos sectores.

"Hemos acordado proceder a preparar la nueva ronda de sanciones en respuesta a la brutalidad de las autoridades y en apoyo de las manifestaciones", ha indicado el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, tras la reunión del Consejo de Asuntos Exteriores en la que los Veintisiete han coincido en señalar que no hay ninguna señal positiva de Minsk.

Según el jefe de la diplomacia europea, la nueva ronda de medidas debe apuntar a "objetivos sensibles" y afectará no solo a personas individuales sino a instituciones, compañías y empresarios, aunque ha evitado dar más detalles sobre quienes serán incluidos en las sanciones.

El objetivo es que el impacto de las nuevas medidas sea mayor que el de las sanciones aprobadas previamente y que no han generado cambios en la actitud de Minsk, aseguran las fuentes consultadas. Desde el inicio de la crisis, la UE ha aprobado dos rondas de sanciones, por lo que 55 personas, entre ellas el presidente bielorruso y su círculo más cercano, ya se encuentran en la lista negra europea.

Estas nuevas medidas estarán listas en el plazo de 3 o 4 semanas, con la vista puesta en redoblar la presión sobre Lukashenko cuando se cumplen 100 días desde el inicio de las movilizaciones ciudadanas tras el fraude electoral en las presidenciales del 9 de agosto. En este contexto la represión de las protestas ha aumentado y alcanzó un nuevo pico con la muerte violenta de un manifestante la semana pasada.

El ministro de Exteriores bielorruso, Vladimir Makei, afirmó el martes tras una reunión con Lukashenko que su Gobierno es contrario a las sanciones --"nunca han llevado a nada bueno y nunca lo harán"--, pero no se quedará de brazos cruzados frente a posibles presiones, según la agencia de noticias oficial BelTA.

"Nos gustaría ver que Bielorrusia y la región son lugares de paz, acuerdos y buena voluntad, pero si alguien quiere seguir aumentando las tensiones (...) no se quedará sin respuesta", declaró el jefe de la diplomacia bielorrusa. "Nosotros no somos los que hemos comenzado esto", añadió.

Contador