Publicado 12/10/2020 17:30CET

AMP.- Bielorrusia.- Los Veintisiete acuerdan incluir a Lukashenko en las sanciones por la crisis en Bielorrusia

BRUSELAS, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de los Veintisiete han llegado a un acuerdo este lunes para aplicar el régimen de sanciones contra los responsables del fraude electoral y la represión de las protestas en Bielorrusia al propio presidente del país, Alexander Lukashenko, después de que Alemania presentara una propuesta que ha conseguido concitar la unanimidad de los países comunitarios.

La iniciativa germana para sancionar a Lukashenko ha recabado el consenso del Consejo de Asuntos Exteriores y cuenta también con el apoyo del Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell. Las fuentes consultadas reiteran que habrá una segunda ronda de restricciones en Bielorrusia y que, por unanimidad de los Veintisiete, el líder bielorruso estará en la lista de sancionados.

"Los ministros han dado luz verde a preparar el siguiente paquete de sanciones que incluirán a Lukashenko", ha confirmado Borrell tras el encuentro con los ministros del ramo celebrado en Luxemburgo. El jefe de la diplomacia comunitaria ha insistido en que los Veintisiete de forma unánime han aceptado la propuesta, al entender que lo que sucedido en el país tras la adopción de las sanciones, hace tan solo diez días, evidencia la falta de compromiso político de Minsk con una salida política a la crisis.

Según ha recalcado Borrell, "no ha habido ninguna señal" de las autoridades para implicarse en el diálogo interno con la oposición ni para aceptar los trabajos de la OSCE. Los trabajos preparatorios para adoptar las sanciones continuarán ahora en el seno de los grupos de trabajo del propio Consejo. Se trata así del segundo paquete de sanciones europeas por la crisis política en la antigua república soviética, abierta tras los comicios fraudulentos de agosto.

A principios de mes, la UE desbloqueó las medidas restrictivas contra 40 dirigentes bielorrusos y se guardó la posibilidad de ampliar la lista. Las medidas punitivas tardaron varios meses en aplicarse por el bloqueo que ejercía Chipre, que condicionaba su apoyo a que la UE adoptará instrumentos similares contra Turquía por su actividad en el Mediterráneo. Según Borrell, esto no sucederá en esta ocasión pues "el problema estructural" se ha superado.

El acuerdo sobre Bielorrusia ha sido celebrado por varios Estados miembro, caso de Alemania, Finlandia, Dinamarca o Polonia que han destacado la importancia de que la UE haya unificado su criterio para dar el paso de sancionar al mandatario bielorruso.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, ha descrito el acuerdo como una decisión que permite "mantener abiertos los canales con las autoridades" en interés de la sociedad bielorrusa para impulsar el diálogo, pero manteniendo "la puerta abierta, si la situación no mejora, a la posible adopción de nuevas sanciones, entre las que no se excluye que se pueda sancionar al presidente Lukashenko".

Los Veintisiete, ha añadido, han convenido en la reunión en Luxemburgo anunciar la "reducción" de la cooperación entre la UE y las autoridades bielorrusas, al tiempo que se aumenta el apoyo a la población y a la sociedad civil "por vías no gubernamentales".

LA UE PIDE NUEVAS ELECCIONES EN BIELORRUSIA

Coincidiendo con el Consejo de Asuntos Exteriores, la UE ha aprobado unas conclusiones en las que reitera que Lukashenko carece de legitimidad democrática, al haber sido reelegido en unas elecciones que no fueron limpias. La UE pide un nuevo proceso para que el pueblo bielorruso elija a su presidente en unos comicios libres y justos, sin interferencias externas.

Sobre los pasos a dar en Bielorrusia, la UE expresa su disponibilidad a la cooperación sectorial y la iniciativa política si Minsk se compromete con los principios democráticos, frena la represión y los abusos de derechos y promueve un proceso político "serio, creíble e inclusivo" que desemboque en unas elecciones libres bajo la observación de la OSCE.

Por ello, el bloque europeo insiste en que las autoridades bielorrusas se involucren en un dialogo nacional inclusivo y muestra su respaldo a una transición pacífica y democrática, dispuesta a usar instrumentos a su alcance como un plan económico de apoyo a una Bielorrusia democrática.

Los Veintisiete denuncian la violencia empleada por las autoridades bielorrusas contra las manifestaciones pacíficas y piden la puesta en libertad de las personas detenidas arbitrariamente y los presos políticos.

Reiteran que la cooperación bilateral entre Bruselas y Minsk disminuirá si no evoluciona la situación y que apoyarán a la sociedad civil bielorrusa también a nivel financiero. En esta línea, la UE ya ha puesto a disposición recursos adicionales para las víctimas de la represión y para la prensa independiente.

Contador