Publicado 02/02/2021 07:16CET

AMP.- Birmania.- Biden amenaza con reimponer sanciones a Birmania por el "asalto contra su transición democrática"

January 20, 2021 - Washington, DC, United States:  United States President Joe Biden signs executive order on Covid-19 during his first minutes in the Oval Office, Wednesday, Jan. 20, 2021. President Biden as the 46th president of the United States. (Doug
January 20, 2021 - Washington, DC, United States: United States President Joe Biden signs executive order on Covid-19 during his first minutes in the Oval Office, Wednesday, Jan. 20, 2021. President Biden as the 46th president of the United States. (Doug - Europa Press

Schumer pide trabajar de manera bipartidista para afrontar la situación en Birmania

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha amenazado este lunes con reimponer sanciones a Birmania por el golpe de Estado militar, que ha tildado de "asalto directo contra la transición a la democracia y al Estado de Derecho" del país.

"Estados Unidos retiró las sanciones sobre Birmania en la última década, basándose en el progreso hacia la democracia", ha recordado Biden en un comunicado, donde ha especificado que "el retroceso en ese progreso exigirá una revisión inmediata de nuestras leyes y autoridades sancionadoras, seguida de las medidas adecuadas".

En este contexto, el mandatario estadounidense ha señalado que en una democracia, "la fuerza no puede desestimar la voluntad de la población o intentar borrar el resultado de unas elecciones creíbles". "Durante casi una década, las personas de Birmania han trabajado constantemente para establecer elecciones, una gobernanza civil y una transición pacífica de poder", ha lamentado, recalcando que este "progreso" ha de "respetarse".

Por ello, ha pedido a la comunidad internacional que se una "en una sola voz" para presionar al Ejército birmano para que "renuncien inmediatamente al poder que han tomado, liberen a los activistas y oficiales detenidos, levanten las restricciones a las telecomunicaciones y se abstengan de usar la violencia contra los civiles".

Por último, ha asegurado que Estados Unidos "toma nota" de aquellos que apoyan al pueblo birmano "en este tiempo difícil", subrayando que el país norteamericano trabajará para "apoyar" la restauración de la democracia y el Estado de Derecho, así como para lograr que los responsables de "derrocar la transición democrática en Birmania" rindan cuentas.

Según informan los medios estadounidenses, en el sino de la Administración se está produciendo un debate sobre si llamar formalmente a lo acontecido en Birmania un "golpe de Estado", una designación que tendría implicaciones sobre la forma de actuar respecto a la situación, informa CNN.

Previamente, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha expresado su "grave preocupación y alarma" por lo ocurrido en Birmania, al tiempo que ha pedido al Ejército del país asiático que liberen a los funcionarios y líderes de la sociedad civil detenidos en el marco del golpe de Estado militar.

Además, ha llamado a las Fuerzas Armadas a "respetar" la voluntad expresada por el pueblo birmano en las elecciones. De forma paralela, Blinken ha reiterado el apoyo de Estados Unidos a la población de Birmania "en sus aspiraciones para la democracia, la libertad, la paz y el desarrollo". "El Ejército debe revertir estas acciones inmediatamente", ha remachado.

Por su parte, el líder de la mayoría demócrata en el senado, Chuck Schumner, ha detallado este lunes durante la sesión de la Cámara Alta que el Gobierno de Estados Unidos debería trabajar de forma bipartidista para decidir el mejor curso de acción para asegurar y proteger los intereses de Birmania.

"El Congreso está listo para trabajar en colaboración con la Administración para resolver la nueva situación", ha incidido Schumer.

El Ejército de Birmania ha asumido este lunes el poder del país y ha declarado el estado de emergencia durante un año tras detener a los principales dirigentes del país, entre ellos a la líder del país, Aung San Suu Kyi.

En la declaración, el hasta ahora vicepresidente, Myint Swe, ha transferido todo el poder al comandante en jefe del Ejército, Min Aung Hlaing, mientras dure el estado de emergencia.

El golpe ha llegado tras las recientes tensiones a raíz de las elecciones generales de noviembre, en las que tanto la oposición como el Ejército han denunciado posibles irregularidades, aunque sin presentar pruebas.