Publicado 15/05/2021 19:41CET

AMP.- Birmania.- El Ejército birmano toma Mindat después de tres semanas de combates con la "resistencia"

Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres
Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres - MAY JAMES / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El Ejército birmano ha tomado finalmente la localidad de Mindat, en el estado de Chin, después de tres semanas de combates con la autodenominada fuerza de resistencia popular, alzada en armas contra el golpe de Estado militar perpetrado el pasado 1 de febrero. Al menos cinco personas han muerto y 15 más han resultado heridas en las últimas horas de combates.

"Les hemos dejado nuestro hogar porque no queremos que mueran más civiles", ha explicado un dirigente de la Ffuerza de Defensa de Chinlandia (FDCH) en declaraciones telefónicas a DPA desde Mindat. "Traen militares en helicóptero para atacarnos. Han destruido nuestro hogar y hay gente herida", ha añadido.

La resistencia armada de los residentes de la ciudad más importante del estado, Mindat, comenzó el 26 de abril con un ataque a una comisaría después de que las fuerzas de la junta militar incumplieran la promesas de liberar a siete jóvenes manifestantes contra el régimen.

Los enfrentamientos se reanudaron el miércoles por la noche después de que se rompiera un alto el fuego declarado a finales de ese mes. El régimen militar declaró la ley marcial en Mindat el jueves por la noche después de bombardear la ciudad con artillería en respuesta a la resistencia de los residentes.

Los combates se han reanudado en las últimas horas con la incursión de siete helicópteros de combate en la ciudad, de la que han huido ya miles de personas por miedo a quedar atrapadas por los combates, según ha informado en su cuenta de Twitter el portavoz del gobierno de oposición civil en el exilio, 'Dr. Sasa'.

Los vecinos de nueve localidades se habían aliado para resistir a las fuerzas militares utilizando armamento precario y el conocimiento del terreno montañoso y se convirtieron así en un símbolo para la resistencia contra el golpe de Estado.

Según la Asociación de Apoyo a los Presos Políticos de Birmania se han contabilizado 788 personas muertas desde el golpe de Estado y hay más de 5.000 presos.