Publicado 12/12/2021 16:03CET

AMP.- Bolivia.- La Justicia de Bolivia decreta seis meses de prisión preventiva para el 'excívico' Marco Antonio Pumari

Archivo - Protestas contra Jeanine Añez en La Paz.
Archivo - Protestas contra Jeanine Añez en La Paz. - Radoslaw Czajkowski/dpa - Archivo

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Justicia de Bolivia ha decretado seis meses de prisión preventiva para el exdirigente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) Marco Antonio Pumari en la prisión de San Miguel en la localidad de Uncía, situada en el centro del país.

Este viernes, la Fiscalía boliviana le ha imputado por cinco delitos dentro del caso abierto en su contra por la violencia y quema de las instalaciones electorales en Potosí en 2019, según ha hecho saber el secretario general de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe, quien aseguró contar con más de una veintena de testigos para confirmar estas acusaciones.

Así, la decisión de prisión preventiva para Pumari se ha tomado en una audiencia cautelar realizada después de que este jueves la Fiscalía le detuviera y le trasladase a la cárcel de Uncía, en el municipio de Betanzos "por seguridad", ha apuntado el diario 'La Razón'. Betanzos está considerado como uno de los bastiones del partido Movimiento Al Socialismo (MAS).

En la imputación, la Fiscalía ha defendido la detención del 'excívico' de manera preventiva en La Paz por temor a que se pudieran dar una serie de movilizaciones en Potosí. Mientras, la defensa ha solicitado la "libertad irrestricta".

Durante la vista a puerta cerrada en la que se dicto la medida de prisión, se han producido protestas en las que pedían "justicia por los muertos de Senkata y Sacaba" y “cárcel” para Pumari. Más de 25 personas fallecieron durante la represión de las protestas a favor del expresidente Evo Morales en estas dos localidades, ubicadas en Cochabamba y El Alto, respectivamente, mientras que más de un centenar resultaron heridas.

Un segundo grupo de manifestantes, menos numeroso y liderado por la esposa de Pumari, Cusi, manifestó su respaldo al excívico y demandó que la justicia sea imparcial. Ambos grupos se encararon, pero no hubo incidentes de relevancia.

Fuentes oficiales citadas precisaron que Pumari atacó las oficinas de la autoridad electoral aduciendo que en las elecciones de octubre de 2019 se había producido un fraude, dos días después de los comicios, en los que el expresidente Evo Morales resultó vencedor.

Por todo ello, Pumari fue acusado formalmente de los delitos de deterioro y destrucciones de bienes del Estado, daño calificado, allanamiento, robo agravado y obstrucción a los procesos electorales. Quispe aprovechó para negar que se trate de una "persecución política", como lo denunciaron diferentes actores de la oposición y del movimiento cívico opuesto al Gobierno.

Pumari es uno de los líderes de las protestas de noviembre del año 2019 que culminaron con la dimisión de Morales y, más tarde, el ascenso a la Presidencia de Bolivia de Jeanine Áñez. El exmiembro el Comité Cívico está denunciado por la presunta comisión de los delitos de terrorismo y sedición por su rol en las manifestaciones tras las elecciones.

La tensión entre el oficialismo y la oposición es máxima en Bolivia, especialmente en los departamentos de Potosí y Santa Cruz. Ambos concentraron la mayoría de las últimas protestas antigubernamentales, que se oponían a una ley contra el blanqueo de capitales que finalmente fue derogada.

En Potosí murió un campesino como consecuencia de los enfrentamientos entre cívicos y campesinos, mientras que en la capital cruceña hubo varios momentos de tensión. A pesar del anuncio de derogación de la polémica ley, las protestas no cesaron en estas regiones.